El Consejo del Movimiento Ciudadano alerta a las administraciones públicas que extremen las medidas de control y limitación de las barbacoas y fiestas privadas en la Sierra de Córdoba

Al peligro sanitario se añade el de provocar incendios forestales

El Consejo del Movimiento Ciudadano solicita a las tres administraciones públicas, Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Subdelegación de Gobierno que extremen las medidas de control y limitación de las barbacoas y fiestas privadas, “normalmente nocturnas, que se vienen produciendo en parcelas y fincas de la Sierra de Córdoba”, como sustitución al cierre de la hostelería nocturna y “protagonizadas especialmente por jóvenes”. Además añade que “es de ilusos pensar que, tras el cierre de discotecas y pubs y la persecución de botellones en la calle toda la gente se dirige a su casa y se acuesta”. Muy al contrario, “se usan espacios privados para reuniones que se saltan las normas establecidas y generan nuevos problemas”.

Según el Consejo del Movimiento Ciudadano en la Sierra de Córdoba, están proliferando las barbacoas y fiestas nocturnas en casas propias o alquiladas que además de superar los límites recomendables de asistentes y que para nada son convivientes, entrañan otros riesgos por el consumo excesivo de alcohol y otras sustancias, el ruido excesivo, incremento de residuos,… y lo que es más grave, el incremento de fuegos en una época donde están taxativamente prohibidos. “La Junta Local de Seguridad no puede mirar hacia otro lado, porque está en juego la salud y la seguridad de miles de cordobesas y cordobesas”.

Para dicho consejo y ante las denuncias que se vienen recibiendo por parte del vecindario,”las administraciones públicas dan una respuesta vaga, cuando la dan, pasándose la responsabilidad de una a otra”; esperando a que ocurra algo grave para actuar,” obviando toda prevención”. Es por ello que solicita a la policía local, la policía nacional y autonómica y la guardia civil que “dispongan controles anticipados, realicen patrullas por las diversas urbanizaciones de la sierra y clausuren esas actividades antes de que puedan generar brotes, producir accidentes o generar incendios, con consecuencias más lamentables”.

Ahora bien si no actúan las administraciones “estarán alentando a que sean los propios habitantes de la zona los que asuman decisiones que solo podrían llevar al enfrentamiento ciudadano”. A este respecto hay que recordar que desde
marzo, no hay prácticamente casas deshabitadas en la zona y que se ha incrementado el número de primeras viviendas en busca de una estancia segura y alejada de concentraciones urbanas.

Por último el Consejo del Movimiento Ciudadano expresa que”no podemos continuar aceptando argumentos sobre la falta de medios humanos por muy ciertos que sean sino que habrá que marcar prioridades y actuar sobre estas nuevas realidades”.