• Defiende el modelo cordobés de participación social en la organización de fiestas.
  • Piden que se recupere su relación con el entorno social, vecinal y comercial.
  • Solicita concenso para garantizar la seguridad, movilidad, limpieza, convivencia y respeto al medioambiente.

El Consejo del Movimiento Ciudadano ha acordado por unanimidad exigir que se elabore una ordenanza de feria y festejos donde se articule el diseño de las mismas, los derechos y deberes que asumen sus organizadores y promotores, la corresponsabilidad municipal, los procedimientos inspectores y sancionadores o la caracterización de las mismas. La necesidad de contar con medios legales normalizados para ordenar la feria y fiestas se hace evidente ante la continua pérdida de juicios promovidos por entidades sancionadas, lo que proyecta una imagen de impunidad.

La política de festejos ha alcanzado una complejidad que requiere de dotarla de instrumentos para que se modernice la misma y se pueda actuar conforme las distintas exigencias que hoy se le demandan. La paulatina privatización encubierta de su gestión, la repercusión en la vía pública más allá de lo razonable, las exigentes normativas existentes para su desarrollo, aconsejan tomar medidas normativas y presupuestarias. Para el CMC hay que plantear un programa de actuación y promoción de las fiestas que mantengan el modelo cordobés de participación social en la organización de las mismas, con ayudas fiscales, materiales y organizativas, frente a las que tienen un carácter lucrativo que deben abonar las tasas oportunas y entenderse como espectáculos privados.

Por todo ello, el plenario del CMC insta al ayuntamiento a reordenar el modelo de feria y festejos para que se recupere su relación con el entorno social, vecinal y comercial evitando su extrañamiento privatizador o la acumulación en determinados lugares, como el Casco. Asimismo, plantear de forma consensuada con el Movimiento Ciudadano planes de actuación que aseguren la seguridad, la movilidad, la limpieza, el respeto al medio ambiente y la preferencia de la convivencia en el diseño de las fiestas que actualmente se desarrollan en la ciudad.

Igualmente, insta a que se termine la innovación del Plan Especial del Arenal para permitir inversiones permanentes en el recinto ferial. Cerrar de forma participada el proyecto de remodelación del recinto y sacarlo a contratación antes de final de año. Además, solicita que se incluyan partidas en los presupuestos de 2020 y 2021 para su ejecución y que se siga trabajando en la aplicación de las conclusiones de la comisión técnico-ciudadana sobre la Feria.