El Defensor del Pueblo Andaluz, a instancias de Ecologistas en Acción, solicita al Ayuntamiento de Córdoba aclaraciones sobre la legalidad de las vallas publicitarias colocadas en el Paseo de Córdoba a la altura de la Avenida de la Libertad.

El Defensor se dirigió el pasado mes de septiembre al Ayuntamiento de Córdoba para preguntar sobre la publicidad excesiva que se encontraba colocada en el denominado Paseo de RENFE ante la queja presentada al Defensor por Ecologistas en Acción.

Ecologistas en Acción se había dirigido al Ayuntamiento en el mes de abril solicitando información sobre unas vallas publicitarias enganchadas a la estructura de entrada de los accesos a los aparcamientos subterráneos del Paseo de Renfe. Estas vallas de gran tamaño aparte de contribuir a la contaminación visual de la ciudad, pueden restar ventilación a estos accesos y minorar la seguridad vial al distraer a los conductores del Vial Norte.

Ante la falta de respuesta, Ecologistas en Acción presentó una queja al Defensor que este admitió y tramitando la misma en septiembre al Ayuntamiento. El Ayuntamiento ha derivado esta queja a la empresa Vimcorsa para que informe.

Vimcorsa contesta al Defensor que: “Según se desprende del pliego regulador de la concesión, Vimcorsa se reserva el derecho de explotación de cualquier tipo de publicidad que pueda hacerse en el aparcamiento por la empresa que actualmente gestiona el aparcadero”

Vimcorsa también entra en detalles sobre la naturaleza de esta publicidad:

“Con independencia de ello, el pliego de la concesión actual en ningún momento habla ni de tipo de publicidad ni mucho menos del emplazamiento de la misma.” Vimcorsa además manifiesta desconocer si estas vallas publicitarias poseen autorización administrativa del Ayuntamiento a pesar de estar colocadas en instalaciones de su propiedad.

Ante este desconocimiento el Defensor se ha dirigido de nuevo al Ayuntamiento de Córdoba interesándose sobre si la publicidad cuestionada, al ubicarse en la vía pública, cuenta con la preceptiva licencia y autorización municipal y de no ser así las medidas previstas para subsanar esta irregularidad.