Una vez más, a pesar de la frecuencia con la que, por desgracia, el movimiento ha de convocar movilizaciones contra la violencia machista, el feminismo ha demostrado músculo. Esta vez ha sido en la celebración, un día antes, del 25N, Día Internacional contra la Violencia de Género. Unas 8.000 personas han recorrido el trayecto entre la Estación de RENFE y la puerta del Ayuntamiento de Córdoba, en un recorrido lleno de colorido, reivindicación, firmeza, y alegría, mucha alegría, a pesar de que, a lo largo de todo el camino, las participantes recordaron constantemente que “no estamos todas, faltan las asesinadas“. Precisamente los nombres de las 51 asesinadas en lo que va de año iban en sendas pancartas moradas portadas por integrantes de la Plataforma Cordobesa contra la violencia de género, y fueron recordadas también en el acto final.

La manifestación ha destacado además por la transversalidad en cuánto a las edades de los y las participantes, muchísimas mujeres, pero también hombres que han estado apoyando en todo momento los cánticos y reivindicaciones de sus compañeras.

La presidenta de la Plataforma Cordobesa contra la violencia de género, Elena Vega, ha querido hacer hincapié en dos temas fundamentales en su opinión, para revertir las agresiones machistas: por un lado, la necesidad de dotar de recursos económicos y humanos a las leyes que se aprueban en las instituciones, de forma que no queden en nada por la inacción de gobiernos que entran tras haber sido aprobadas dichas leyes con anterioridad. En este caso, cabe recordar que el anterior Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se jactó de haber dedicado “cero euros” a desarrollar la Ley contra la violencia de género.

En segundo lugar, Vega entiende como prioritaria y fundamental la implantación de una educación afectivo sexual en los centros educativos que se base en la igualdad y el respeto entre niños y niñas, y que, desde edades tempranas, comprendan la sinrazón que supone el que chicos y mayores varones puedan sentir algún tipo de superioridad frente a sus compañeras. En este caso, Vega critica el llamado “pin parental“, aprobado para el próximo curso por el gobierno de la Junta de Andalucía a petición de Vox, que apoya desde fuera del gobierno a PP y Ciudadanos.

A continuación os dejamos una galería de fotos y vídeos tomados por nuestra compañera Rocío Cruz y nuestra también siempre querida compañera Carola Reintjes.