Centro Cívico "Rafael Villa", en El Higuerón. Fuente: Participación Ciudadana Ayuntamiento de Córdoba

Exige que se recupere la atención ciudadana a todos los distritos, priorizando la periferia.

El Consejo del Movimiento Ciudadano urge a la Gerencia de urbanismo a contratar el proyecto de reforma del Centro Cívico del Higuerón una vez que el Ayuntamiento cuenta ya desde hace meses con el dinero necesario para acometerlo. El centro actual está completamente cerrado desde hace un año, por lo que el Higuerón y sus más de 40 urbanizaciones anejas no cuentan con esta infraestructura tan esencial para el desarrollo de la vida social, cultural, educativa y ciudadana. A este ritmo, el Centro Cívico no podrá estar abierto en este mandato como se ha prometido por el Gobierno Local.

Desde el CMC esperan, asimismo, que el Centro Cívico Noroeste cuente con partida presupuestaria en 2021 una vez que se cierre con el consejo de distrito el proyecto definitivo y solicita que los presupuestos de 2021 aseguren dotar de personal y mantener los servicios que prestan los centros cívicos que languidecen pendientes de una apuesta por ellos, con casos como el de algunas directoras y técnicos y técnicas que han de encargarse de dos o más centros. Asimismo, las bibliotecas tuvieron que cerrar en conjunto más de 500 días el año pasado también por falta de personal. “La apertura del Centro Cívico Cerro Muriano, la ampliación, en fase de contratación, del de Vallehermoso y la necesaria reapertura del Sebastián Cuevas necesita que se aproveche este impasse, de baja actividad por razones sanitarias, para potenciar el servicio“, solicita el CMC.

Por otro lado, el órgano ciudadano ha trasladado al Gobierno Municipal, tanto a la Alcaldía como a las delegaciones de Participación y Servicios Internos, la necesidad de extender la atención ciudadana a todos los distritos, dotándolo de personal para rebajar la demora en dar citas que llega a superar el mes de retraso, haciendo que un servicio que es básico para acercar el Ayuntamiento a los distritos sea insuficiente. Esta demanda adquiere carácter de urgencia en la periferia, especialmente en Villarrubia y Alcolea, que se ven obligados a desplazarse más de una decena de kilómetros para poder ser atendidos.

Desde el CMC se entiende que la puesta en marcha de la administración electrónica no puede suponer desmantelar las oficinas de atención ciudadana, degradándolas a oficinas de asistencia al registro municipal. Ni todas las personas están capacitadas para presentar documentación telemáticamente, ni es suficiente con el mero hecho de poder presentar la documentación. “Se necesitan personas capacitadas para orientar a las personas que se acercan a los centros cívicos sobre la forma de atender sus solicitudes evitando que lo hagan de forma incompleta o inadecuada, lo que perjudica tanto a la ciudadanía como a la propia labor municipal, que se complica de forma innecesaria“, concluyen.