En sólo un año, en la ciudad ha subido el número de salas de 44 a 55.

La preocupación vecinal es grande ante el problema de salud mental y las consecuencias económicas en las familias más desfavorecidas.

Desde el movimiento vecinal se espera que el gobierno municipal cumpla su promesa de paralizar durante un año las licencias para estos locales y se modifique el PGOU para la mejor regulación de esta actividad.

Miguel Ángel Aguilera Cárdenas, portavoz de la Comisión de salas de apuestas del Distrito Sur

A los muchos problemas y deficiencias que tiene el Campo de la Verdad se le ha añadido en el ultimo año: el de las salas de apuestas.

La proliferación de estos locales en la ciudad entre 2017 y 2018 ha sido enorme, pasando de 44 a 55 y quedando aun pendientes de obtención de licencia 11 más a final de 2019. Todo esto ha hecho que en el Campo de la Verdad la vecindad se hayan sublevado, pues en 800 metros se pretendía que hubieran tres salas de apuestas.

La Asociación Vecinal Guadalquivir del Campo de la Verdad inició una campaña informativa y de recogida de firmas con el apoyo y colaboración del Consejo de la Juventud, Consejo del Distrito Sur, la Asociación Vecinal Puente Romano, así como con el apoyo de las Asociaciones de Ludopatía: ACOGER, LAR Córdoba y MADINAT, y el Comité de Solidaridad Obrera. En total han sido 1.300 firmas las recogidas, así como la convocatoria de una concentración en la que participaron 500 personas.

Después de dos mociones aprobadas por unanimidad en el Ayuntamiento de Córdoba, sin que hayan surtido efecto alguno, la movilización de los vecinos y vecinas ha hecho que el gobierno municipal paralice unas obras que se estaban llevando a cabo en la Avenida de Cádiz para abrir otra sala de apuestas. Además, la Gerencia Municipal de Urbanismo recibió una comisión de vecinos y vecinas en la que se pronunció de forma favorable a decretar una paralización de aprobación de licencias.

Vecinos y vecinas recogiendo firmas contra la instalación de salas de apuestas

La posición de la vecindad, contraria a las salas de apuestas en el barrio, no es un capricho. Es un barrio donde los únicos espacios de ocio que existen para la juventud y para los adultos son bares. Lo que realmente necesita nuestro barrio es un polideportivo, un campo de fútbol, bibliotecas, centros en los que se puedan realizar actividades culturales, espacios de paseo o de esparcimiento al aire libre. Pero no salas de apuestas.

Las salas de apuestas no producen un bien, lo único que producen es adicción, problemas de salud, conflictos personales y familiares así como un incremento de la miseria de los más desfavorecidos. Se les hace creer que pueden salir de su pobreza con un golpe de suerte y eso no es cierto, sino todo lo contrario.

La ludopatía es una enfermedad reconocida de forma internacional por todos los estamentos sanitarios, y que tiene su origen en los juegos de azar, de los cuales el Estado recauda millones de euros todos los años, de una actividad económica especulativa y no productiva, sin afrontar las consecuencias que provoca en las personas.

Concentración de vecinas y vecinos contra una nueva sala de barrio en el Campo de la Verdad

Las vecinas y vecinos queremos que esta actividad esté fuera de los barrios. Es necesario implantar y desarrollar comercios de cercanía, salas de barrio, donde practicar deporte. Son muchos los locales en nuestro barrio que están cerrados y podrían convertirse en centros culturales, de lectura, para hacer teatro, cine-clubs, muchas actividades de tipo cultural, deportivo, de ocio en definitiva.

La Gerencia Municipal de Urbanismo se ha comprometido a llevar al Pleno del Ayuntamiento una propuesta de modificación del PGOU y de la ordenanza de publicidad, para lo que pedirá una moratoria para todas las solicitudes de licencias de sala de apuestas. Esperamos que se apruebe con el apoyo de todos los grupos municipales y 2020 sea el año en el que no se autorice ninguna licencia para abrir salas apuestas en nuestro barrio ni en nuestra ciudad.