Estamos de enhorabuena, el pasado 21 de marzo, día internacional de la eliminación de la discriminación racial o étnica, la Comisión Ejecutiva de UGT Córdoba concedió a la Fundación Secretariado Gitano Córdoba el reconocimiento “Trabajando por la Igualdad”.

Desde la Fundación Secretariado Gitano es un honor recibir este reconocimiento, si bien como todas sabemos esto es sólo el principio, sólo un pequeño paso ya que todavía queda mucho camino por recorrer.

Tenemos que agradecer a UGT Córdoba por valorar el trabajo que hacemos día a día, a todas las asistentes al evento, pero sobre todo queremos agradecer a todas aquellas mujeres gitanas que han confiado en nosotras, participando en nuestro programa Cali, y a todas aquellas mujeres gitanas por las que debemos seguir “Trabajando por la Igualdad”, para que su camino vital no sea encontrarse con tantas barreras y dificultades por ser mujeres y por ser gitanas, consiguiendo mayor empoderamiento y autonomía, GRACIAS, por el esfuerzo diario, GRACIAS por permitirnos guiaros, GRACIAS por dejarnos ver vuestro progreso, GRACIAS por hacernos parte de vuestras vidas, GRACIAS por convertir nuestro espacio en vuestra casa, GRACIAS por convertiros en protagonistas de vuestro propio cambio, GRACIAS por ser alumnas y maestras, siempre aprendemos con vosotras, MIL GRACIAS por demostrar que con esfuerzo todo se puede, este reconocimiento es íntegramente vuestro, ENHORABUENA estamos muy orgullosas de vosotras.

Nuestro programa aborda las necesidades específicas de las mujeres gitanas desde el conocimiento de su propia realidad, impulsando su desarrollo personal para el ejercicio pleno de su ciudadanía, así como sus habilidades y competencias prelaborales para favorecer el acceso a un empleo.

Este programa aborda un tema clave, la igualdad de trato de la comunidad gitana y la múltiple discriminación de las mujeres gitanas, desarrollando una asistencia y acompañamiento individualizado ante situaciones de discriminación y promoviendo el conocimiento y ejercicio de sus derechos mediante sesiones grupales.

“Trabajando por la Igualdad”, no hay mejor nombre para el reconocimiento, sobre todo un día como el 21 de marzo día internacional de la eliminación de la discriminación racial o étnica, y no podemos dejar de denunciar que muchas personas gitanas, en especial mujeres, siguen siendo víctimas de discriminación.

Con la aprobación de la CE empezó nuestro camino hacia la igualdad, 40 años después de aprobación, podemos felicitarnos por los cambios que ha promovido en la comunidad gitana. Es innegable que las condiciones de vida han mejorado; la escolarización de los niños y niñas gitanas es una realidad, y poco a poco cada vez más jóvenes completan la etapa de educación obligatoria y continúan estudiando en la Universidad; el mercado laboral, aunque lentamente, se va abriendo también a los gitanos y gitanas; el chabolismo, aunque todavía existe, es residual; y cada vez contamos con más mecanismos y recursos para luchar contra el rechazo y la discriminación que sufren las personas gitanas.

Así todo, la brecha de desigualdad persiste. La comunidad gitana está sobrerrepresentada en los índices de pobreza y exclusión social; las tasas de fracaso y abandono escolar son mucho más altas entre el alumnado gitano que en la media española; la tasa de desempleo de la población gitana y el nivel de precariedad en el empleo están muy por encima de los porcentajes medios, por poner solo algunos ejemplos. En definitiva, la igualdad de oportunidades no es una realidad para una buena parte de la comunidad gitana por su origen étnico.

Entre todas debemos conseguir eliminar esa imagen negativa y arcaica que se tiene de la comunidad gitana y sobre todo de la mujer gitana, por tanto, sigamos TRABAJANDO POR LA IGUALDAD DE TODAS Y DE TODOS.