Protesta vecinal contra el decreto de la Junta de ampliación de horarios de establecimientos de ocio ante Rosa Aguilar

Tras la concentración vecinal convocada por la Asociación Vecinal La Axerquía, en la Facultad Ciencias del Trabajo, contra el decreto de la Junta y ante la visita de la Consejera de Justicia Rosa Aguilar, la Federación Vecinal Al-zahara  manifiesta

El 31 de julio el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó mediante decreto la nueva regulación del régimen de apertura, instalación y horarios de los establecimientos de hostelería y restauración.

Dice el Decreto que los agentes sociales y organizaciones ciudadanas han participado en su elaboración y que responde a las demandas municipales, empresariales del sector de la hostelería y vecinales.

No es verdad. La participación en la elaboración del Decreto por parte del vecindario de los pueblos y ciudades de Andalucía, como parte afectada, nunca existió. Las organizaciones vecinales no recibieron comunicación ni notificación alguna sobre el proceso de elaboración del Decreto por parte de la Consejería de Justicia e Interior.

Repite la Junta de Andalucía que esta norma ha sido consensuada con las organizaciones vecinales ¿Cómo vamos a estar de acuerdo con un Decreto que atenta contra nuestro derecho al descanso?

El Decreto transgrede derechos constitucionales básicos recogidos en nuestra Constitución y en nuestro Estatuto y olvida la Directiva Europea del Ruido, que establece que las ciudades deben tender a disminuir las misiones  acústicas y ruidos producidos por la actividad humana.

Numerosas organizaciones vecinales de Andalucía, entre ellas la Federación de Asociaciones Vecinales de Córdoba Al-Zahara, presentaron alegaciones al Decreto que no se han tenido en consideración.

Dice el Defensor del Pueblo Andaluz que “este nuevo Decreto, con su ampliación de horarios, sería darle el visto bueno, el espaldarazo oficial a esos reiterados incumplimientos que de facto se están cometiendo y solamente favorecería al sector de ocio (turismo y hostelería) dañando seriamente la vida del vecindario.”

Si con la normativa anterior se registraban centenares de quejas, con el nuevo Decreto, mucho menos garantista, el sector del ocio podrá prácticamente hacer lo que le dé la gana en materia de emisión de ruido sin que los residentes dispongamos de ninguna herramienta jurídica eficaz para proteger nuestro derecho al descanso.

Ante el inevitable aumento del nivel del ruido, tanto diurno como nocturno, que supondría dar luz verde al Decreto que ha aprobado el Consejo de Gobierno. El Defensor del Pueblo Andaluz Llama la atención sobre los escasos recursos municipales para controlar las emisiones de ruido.

Otro de los argumentos de la Junta para justificar el Decreto es la demanda de los ayuntamientos para modificar la normativa anterior. Tampoco es verdad, El Defensor del Pueblo Andaluz consultó a 400 ayuntamientos de Andalucía (50% de los consistorios) sobre la conveniencia de modificar el decreto de 2002, solo el 1,75% de los municipios contestaron afirmativamente.

El sector de la hostelería desde hace años viene presionando para modificar la normativa. “No podemos perder otro verano sin tener una normativa clara que le venga bien al sector” decía la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía, en marzo de 2017 por boca de su presidente.

El “sector” ya ha conseguido lo que quería y la Junta, al decir que las asociaciones vecinales han colaborado en la  elaboración del Decreto, que era demandado por los ayuntamientos de Andalucía y que es resultado de un consenso, lo que hace es preparar una coartada para justificar que se ha plegado a los intereses del “sector” en contra de los derechos del vecindario.

Los residentes en vez de sentirnos amparados por una norma frente a la corporación municipal de turno y la presión del “sector”, tendremos que dedicar nuestro tiempo y esfuerzo para defender nuestro derecho al descanso.

Esta normativa no tiene en cuenta el valor patrimonial y de necesaria protección de su medio ambiente particular de una zona como el Casco Histórico de Córdoba, su Mezquita-Catedral y sus patios, que deberían ser protegidos, no solo arquitectónicamente, sino asegurando el mantenimiento de sus características esenciales que le han hecho merecedor de estas distinciones. Entre ellas destaca la de mantener un Casco vivo y real evitando ser un escenario para el turismo.

En defensa de este justo derecho para la ciudadanía, la Federación de Asociaciones Vecinales AL-ZAHARA pondrá en marcha todos los mecanismos posibles que estén a su alcance para que este Decreto no se haga realidad ya que creemos firmemente que su aplicación va en perjuicio de una gran parte de la población, que ve como derechos tan fundamentales como el derecho al descanso, se ven afectados gravemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.