• En una nota enviada por su responsable provincial, Antonio Bujalance, muestran su “más absoluto rechazo a las medidas anunciadas esta semana por su cabeza de lista en Córdoba, Andrés Lorite.
  • España es, salvo Bélgica, el país europeo con más presencia de educación privada concertada.
  • Denuncia la intención de atribuir capacidades sancionadoras a la Inspección, convirtiéndola en una policía al servicio del Ministro de Educación de turno.

Reproducimos aquí íntegramente la nota de prensa:

USTEA quiere manifestar su más absoluto rechazo a las propuestas que en materia de Educación  hace el Partido Popular, tanto a través de su presidente, Pablo Casado, como de su candidato por Córdoba, Andrés Lorite. Ambas constituyen para este sindicato una auténtica declaración de guerra contra la enseñanza pública.

En efecto, las propuestas que el Partido Popular hace son una auténtica provocación que originará un conflicto escolar en el caso de llevarse adelante. En primer lugar, USTEA expresa su rechazo a las propuestas del PP de ampliación del régimen de conciertos a todos los tramos no obligatorios del sistema educativo con la consiguiente asignación de más fondos públicos a los negocios privados de la educación. Durante buena parte de la crisis, mientras se ajustaban los recursos presupuestarios para la oferta educativa en centros públicos, se habían mantenido los destinados a los centros privados concertados. Salvo el excepcional caso de Bélgica, España, con casi un 28%, es el país europeo con una mayor presencia de oferta privada concertada, oferta que se concentra sobre todo en las grandes y medianas ciudades -especialmente la zona centro-, no así en el ámbito rural donde brilla por su ausencia.

USTEA no puede por menos que manifestar su indignación con un partido político responsable de unos recortes durísimos que se ensañaron con la enseñanza pública durante los años del gobierno de Rajoy, y que ahora, cuando aún no se han revertido todos ellos, pretendan lanzar una nueva ofensiva favoreciendo a la red privada en detrimento de la pública, con la coartada de “la libertad”.

No menos alarmante es la propuesta que también acaba de exponer esta formación política sobre la Alta Inspección: proyectan reforzar su autoridad dotándola, entre otras cosas, de facultades sancionadoras. Parece que tienen la intención de convertir a este servicio en una especie de policía educativa dirigida desde el Ministerio para controlar, tanto a las diferentes administraciones educativas autonómicas, como al propio profesorado.

También aspira a  imponer el castellano como lengua vehicular en todo el Estado. El castellano ya lo es. Romper con uno de los consensos básicos que ha sustentado el sistema educativo en una serie de territorios del Estado que tienen lenguas propias, no solamente empobrecerá el sistema educativo, sino que implicará  generar de forma gratuita un gravísimo conflicto suscitado únicamente por la irresponsabilidad de la actual dirección del Partido Popular.

Respecto a las necesidades educativas especiales y su efectiva contribución al éxito escolar no hay más que ver cómo piensan combatir el fracaso y abandono escolar en Andalucía, con un plan de verano de 15 días, en vez de atender al alumnado con dificultades a lo largo de todo el curso y con suficiente asignación de profesionales  de apoyo para estas tareas.

Igualmente, la Formación Profesional dual que se ensayó en primer lugar en Alemania, parece ser la nueva panacea del PP, cuando precisamente en Alemania está ya cuestionándose este modelo precisamente por los abusos laborales que a menudo ha encubierto.

En resumen, la extensión de los conciertos con la red privada en detrimento de la escuela pública, la recentralización y el control desde la Alta Inspección, la imposición de una única lengua vehicular en todos los territorios, así como otras propuestas que no hemos analizado en esta nota por razones de espacio (vuelta a las reválidas, evaluaciones públicas de los centros y del profesorado, el MIR docente, el cheque escolar…) constituyen un programa en materia educativa absolutamente sombrío, una vuelta atrás a la LOMCE y a los peores tiempos del ministro Wert. Por todo ello, USTEA y la confederación de STEs no dudarán en hacer un llamamiento  para movilizarse contra estas propuestas si es que, en un momento determinado, un gobierno del PP se decide a llevarlas adelante.

Antonio Bujalance. Responsable de Acción Sindical de USTEA