Hablamos de desahucios, La PAH
Valoración inicial de la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca sobre el acuerdo del gobierno con la banca

La Plataforma de Afectadas por la Hipoteca (PAH) afirma que el Gobierno de coalición repite el código de buenas prácticas con la banca que aprobó el PP.

A falta de conocer el texto definitivo que salga del Consejo de Ministros, desde la PAH consideran que el acuerdo anunciado no implica ninguna obligación real para la banca.

27 noviembre, 2022

El Gobierno anunció un “principio de acuerdo” con la banca para, supuestamente, paliar la situación de miles de familias que ahora tienen problemas para pagar su hipoteca debido a la subida del euríbor en los últimos meses y por la situación de inflación generalizada. Este acuerdo incluye medidas para rentas inferiores a 29.400€, que implican reestructuraciones, daciones en pago, carencias y traspasos a hipotecas de tipo fijo, etc.

La valoración −inicial− de la PAH es la siguiente: en primer lugar, les parece un fraude que el gobierno anuncie estas medidas a bombo y platillo, cuando ni tan siquiera ha conseguido que la banca lo suscriba completamente. Esto les recuerda al Código de Buenas Prácticas que el gobierno del Partido Popular firmó con la banca en 2012 para, supuestamente, «parar los desahucios» pero, como es bien sabido, los desahucios continúan hoy en día en un año 2022 que, a pesar del llamado «escudo social» del gobierno en vigor, se encamina a superar al 2021 con 10.816 nuevos desahucios registrados en el 2º trimestre. Por mucho que la ministra Calviño dé ultimátums a la banca para que lo suscriban, los bancos tienen total libertad para aplicar el acuerdo, por lo que entienden que la ministra realmente no ha sido capaz de obligar a la banca a absolutamente nada, igual que el Partido Popular en su momento.

A falta de conocer el texto definitivo del acuerdo todas las medidas que ven recogidas en el anuncio son medidas ya conocidas por quienes llevan años luchando contra los desahucios.

Por un lado, hablando de los supuestos de las familias beneficiadas: aquellas consideradas vulnerables, es decir, aquellas que ingresan menos de 25.200€ anuales (unos 1.500€ mensuales), y que dediquen más del 50% de sus ingresos a pagar la hipoteca. En este caso afirman que se parte de un supuesto que es irreal, puesto que difícilmente una familia podrá mantenerse con tan solo 750€ al mes para pagar suministros, alimentos y otros bienes básicos cuyo precio está ahora disparado por la inflación. Por otra parte, ¿qué pasa con aquellas familias que dedican un 45%? Que quedan totalmente desprotegidas a pesar de sufrir una sobrecarga en sus ingresos −la ONU recomienda que el gasto en vivienda y suministros no debe superar el 30% de los ingresos−. Respecto al segundo tramo, el de aquellos hogares con unos ingresos de 29.400€ anuales, con hipotecas que se hayan firmado hasta el 31 de diciembre de 2022 y cuya carga hipotecaria sea superior al 30% de su renta y, además, hayan tenido un aumento del 20% de su gasto en la hipoteca. Si bien este tramo creen que puede ser más realista que el anterior, consideran que las medidas propuestas para este colectivo se resumen principalmente en aumentar su deuda y que no implica ningún alivio real para sus economías.

Afirman que en general, nada ha cambiado: todo se resume en refinanciar la vivienda (con carencias, alargamiento de plazos, reestructuración de deuda, una dación en pago sin especificar, etc.) y endeudar todavía más a las familias, que en un futuro puede que se encuentren en la misma o peor situación que la actual. De la banca no esperan ningún tipo de compasión ni buena voluntad, ya que afirman que su negocio consiste en lucrarse a costa de nuestras necesidades básicas, como la vivienda. Es por ello que no confian en que la banca renegocie estas medidas sin ninguna contraprestación; consideran que no puede ser que el gobierno se dedique a anunciar paquetes de medidas presuntamente «beneficiosas» pero consensuadas solo con una de las partes interesadas.

Recuerdan, además, que los gobiernos desde 2011 impusieron recortes a pensiones, salarios y servicios públicos, así como a los derechos sociales. Estos recortes no se han revertido y todos se siguen arrastrando. En «agradecimiento», la banca continuó desahuciando desaforadamente, vendiendo lotes de casas embargadas a precios irrisorios a fondos buitre, y librándose de otras (los llamados «activos tóxicos») mediante el invento que nos «iba a salir gratis»: la Sareb. Denuncian también que el Gobierno sigue sin querer recuperar el préstamo de más de 66.000 millones de euros que costó el rescate bancario y que salió de nuestros bolsillos.

Por último, desde la PAH tienen claro que las medidas anunciadas por el Partido Socialista son un brindis al sol: si el gobierno no quiere dejar a nadie atrás tiene que impulsar medidas estructurales para abordar el problema del acceso a la vivienda. Señalan que la oportunidad está ahí: la Ley de Derecho a la Vivienda sigue atascada en el trámite parlamentario porque precisamente el PSOE se niega a aprobar medidas de gran impacto en favor de la ciudadanía, como el alquiler social obligatorio para banca y fondos buitre, la suspensión de los desahucios sin alternativa habitacional y el control efectivo de los alquileres. Por todo ello, instan a todas las familias que tengan problemas para pagar su hipoteca, que se acerquen a sus asambleas, puesto que son la única garantía que tienen de conseguir solucionar sus problemas sin tener que endeudarse −todavía más− en el futuro.

Fuente: Plataforma de Afectadas por la Hipoteca.

Marta Barreira: «De foros mundiales…»

Marta Barreira: «De foros mundiales…»

Marta Barreira Sevillano: Feminista, activista e inconformista Este Foro, fundado en 1971 por un señor economista, suizo para más inri (imagino que a todo el mundo le viene lo mismo a la cabeza cuando juntamos las palabras `dinero´ y `Suiza´ ¿no?) nunca se ha...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.