El colectivo Hazte Oír está llevando a cabo en Andalucía un reparto masivo de propaganda homófoba, xenófoba y machista en los centros educativos, con la clara intención suplantar los contenidos constitucionales y los basados en los principios básicos de los Derechos Humanos por un adoctrinamiento ideológico.

En las últimas semanas han sido múltiples las denuncias de AMPAS y Consejos Escolares, así como de sindicatos y estudiantes, por el reparto de esta publicidad en los centros educativos andaluces. Ante ello, la actitud de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha sido el silencio como única actuación, en vez de ordenar la retirada de la publicidad y tomar medidas contra una organización que hace gala de racista, xenófoba, machista y LGTBIfóbica.

Adelante Andalucía ha exigido a la Junta que haga su trabajo impidiendo estas actuaciones y tome medidas “que palíen comportamientos y prácticas que atentan contra el respeto y la igualdad, atropellan claramente la libertad de las personas y fomentan una ideología peligrosa y dañina, sobre todo para menores en constante evolución y crecimiento personal y formativo“.

Transcribimos a continuación íntegramente la nota de prensa:

Adelante Andalucía denuncia la campaña machista y homofóbica de Hazte Oír en los centros educativos

 

Las parlamentarias de Adelante Andalucía, Luzmarina Dorado y Ana Naranjo, han expresado su condena ante el discurso de odio que la asociación ultracatólica Hazte Oír, aprovechando el inicio del curso escolar, está difundiendo en centros escolares públicos tanto a nivel nacional como en toda Andalucía a través de la distribución de misivas y materiales propagandísticos cuyo contenido, amparado bajo el paraguas del “adoctrinamiento en ideología de género”, atenta gravemente contra los derechos de todas las personas, especialmente del colectivo LGTBI, en un intento de coartar la libertad, la identidad de género y la diversidad sexual.

 

“La distribución en colegios de contenidos machistas, homofóbicos y LGTBfóbicos  por parte del heteropatriarcado se está convirtiendo, lamentablemente, una práctica habitual que viene siendo denunciada reiteradamente y desde hace años tanto por sociedad civil como por la comunidad educativa”, ha expresado Dorado, apuntando que “desde Adelante Andalucía compartimos la preocupación e indignación social y reiteramos nuestro rechazo categórico a la polarización, la incitación al odio y los constantes intentos de inoculación de valores antidemocráticos tan tóxicos como la intolerancia y la fobia a la libertad sexual y a la igualdad de género en estratos sociales tan vulnerables como es el de nuestros niños y niñas”, ha declarado Dorado.

 

No es la primera vez que Hazte Oír hace campaña en contra de valores democráticos como la igualdad, la libertad y la diversidad sexual. Adelante Andalucía considera intolerable e impermisible la equiparación y el uso ambiguo y erróneo de conceptos elementales como “educación para la igualdad”, basado en los principios constitucionales, en la LOMCE y en la LEA, y “principios de adoctrinamiento”, término usado en la propaganda, así como la confusión premeditada de la autonomía de los centros educativos con su libertad para formar a sus alumnos al margen del consenso establecido.

En este sentido, Naranjo ha subrayado que “la Junta ya envió instrucciones en 2016 para la no difusión de este tipo de contenidos en los centros educativos y entre la comunidad educativa. A pesar de aquellas prescripciones, de nuevo volvemos a encontrarnos con materiales de la misma índole distribuidos por el mismo lobby ultracatólico. Por ello, exigimos a los responsables en educación del Gobierno de la Junta de Andalucía que intervengan y preserven los principios constitucionales y de la propia Ley educativa que establecen que nadie puede ser discriminado por su orientación sexual”.

 

Asimismo, Adelante Andalucía ha dejado claro que se tomarán las medidas que sean necesarias dentro del ámbito parlamentario para exigir al Gobierno andaluz una explicación y la asunción de medidas que palíen comportamientos y prácticas que atentan contra el respeto y la igualdad, atropellan claramente la libertad de las personas y fomentan una ideología peligrosa y dañina, sobre todo para menores en constante evolución y crecimiento personal y formativo.