Riesgo en los barrios del núcleo principal y la periferia

La directiva de la federación vecinal denuncia la “amenaza permanente” de cerramientos mal  acondicionados, especialmente privados, que acumulan basuras y restos vegetales.

Reclama más energía al Ayuntamiento para que haga cumplir las normas de limpieza a propiedades  particulares, una actuación planificada y llama a la ciudadanía a colaborar.

La Junta Directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara advertido en un documento del riesgo que suponen, y aún más en estos días de verano y altas temperaturas, los numerosos solares y espacios abandonados, tanto en el centro de la ciudad y especialmente el Casco Histórico así como en la periferia, debido a los malos cerramientos y la acumulación de restos vegetales y basuras.

Aunque en el documento la directiva reconoce “el gran esfuerzo que está realizando Sadeco en el desbroce de los solares municipales de la ciudad y periferia (Trassierra, Villarrubia, Santa Ana de la Albaida…)”, considera que “es de absoluta necesidad que dicha limpieza se extienda a toda la ciudad, ejecutando el plan previsto”, además de darle prioridad a aquellos puntos “que supongan mayor riesgo de incendio en la Sierra”.

El órgano de la federación vecinal entiende “la necesidad de Sadeco de destinar su reducido personal a las tareas urgentes de limpieza y desinfección de la ciudad a causa de la pandemia del covid-19”, una situación de crisis sanitaria que afectó igualmente a miembros de la plantilla por su edad, riesgo al contagio u obligación de atender a menores y familiares dependientes. Sin embargo, “la limpieza de solares no deja de ser una asignatura pendiente en la ciudad de Córdoba”, independientemente de circunstancias puntuales en este año como las consecuencias de la pandemia o de la lluviosa primavera vivida.

Más aún, la directiva recuerda que “año tras año venimos trasladando a Sadeco reiteradas denuncias del estado deplorable de tantos y tantos solares distribuidos por las distintas barriadas, Casco Histórico, periferia, la Sierra…sin que su limpieza se acometa de manera planificada”, es decir, sin esperar a que las altas temperaturas del verano multipliquen el riesgo.

Capítulo aparte está la obligación legal de cumplir con estas medidas preventivas en espacios públicos y privados y de las administraciones competentes de hacerlas guardar a las propiedades particulares, a los que se les pueden cargar posteriormente los costes de la limpieza de sus solares abandonados. Al respecto, la directiva de Al-Zahara afirma que “no son menos responsables las entidades propietarias privadas y públicas (Junta de Andalucía, Sareb, etcétera) de muchos solares en idéntica situación de suciedad”, así como “propietarios o propietarias incumplidores con sus obligaciones de mantenimiento al no ser requeridos con suficiente exigencia por la autoridad municipal”.

Al-Zahara también lanza un mensaje a la ciudadanía, al ser también su “responsabilidad velar” porque se cumplan las normas de higiene y limpieza en solares y espacios, reiterando su apoyo a Sadeco e insistiendo en hacer un “llamamiento ciudadano a la colaboración de las personas para mantener una ciudad limpia y saludable”, así como de la necesidad de evitar que surjan situaciones de riesgo extremo con incendios que “serían evitables con una limpieza planificada y preventiva de los innumerables solares de nuestra ciudad que permanecen en absoluto abandono durante años”.