• La directiva de la federación exige un esfuerzo para sacar a Palmeras, Guadalquivir, Moreras y Sector Sur del “sonrojante” ránking de zonas urbanas más pobres de España.
  • Recuerda los compromisos electorales, la necesidad de que las partidas se ejecuten y que ya hay planes integrales, elaborados por los vecinos, que marcan un camino preciso.

La Junta Directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, que preside Antonio Toledano, ha considerado en un  documento interno como “prioritario” que los próximos presupuestos municipales, como reflejo de “todas aquellas promesas realizadas por los partidos políticos durante la campaña electoral pasada”, deben “intentar mejorar los barrios más desfavorecidos de nuestra ciudad”, no solo contemplando partidas en los próximos presupuestos municipales ya en redacción sino, sobre todo, garantizando que éstas se ejecuten.

Al-Zahara afirma que “es prioritario ya que barrios como Palmeras, Moreras, Guadalquivir y Sector Sur no pueden ni deben seguir encabezando una lista sonrojante de marginación y pobreza”, refiriéndose al último ránking de barrios desfavorecidos de ciudades de España en donde estas zonas urbanas aparecen en el grupo de cabeza.

Para ello, “creemos que la unanimidad de plasmar en presupuestos una decisiva apuesta por la mejoría de estos barrio es totalmente necesaria si verdaderamente el compromiso se entiende como un deber ante el electorado”, y que además “no solo la unanimidad debe existir entre todos los partidos componentes de nuestra Corporación Municipal, sino que entendemos que debe trasladarse a todas aquellas organizaciones, colectivos, Universidad…”

Al respecto, para la directiva de Al-Zahara el mayor temor es que “sin una clara y común apuesta” por intentar la mejoría de estos barrios “seguiremos haciendo todos la guerra por nuestra parte y la situación seguirá siendo tan desastrosa como viene sucediendo durante décadas”.

Capítulo aparte se encuentra la imprescindible participación en esos proyectos de mejora de barrios que deben tener los vecinos al tratarse de “los verdaderos conocedores de sus problemas”, más aún cuando hay ya un gran camino andado y pueden ponerse en marcha “actuaciones nacidas en la ciudadanía, como es el Plan Integral de Palmeras”, que pueden trasladarse en su concepción a otros barrios. “No solo es cuestión de potenciar, sino que todos tenemos la obligación moral de trabajar para que se desarrollen, se mejoren y se adapten a cada barrio las actuaciones según las necesidades de éstos. Si no fuera así, seguiremos durante las décadas
siguientes discutiendo cómo mejorar nuestros barrios”, sentencia resumiendo el documento.