Al-Zahara se suma a las protestas del movimiento feminista por la sentencia dictada contra “La Manada”

Desde la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara queremos mostrar nuestro apoyo y solidaridad con todas las mujeres víctimas de violencia machista y nos sumamos a la protesta generalizada del movimiento feminista por la sentencia dictada contra los delincuentes sexuales autodenominados “La Manada”. Asimismo, nos unimos a las movilizaciones que se convoquen en demanda de los cambios legales que sean precisos para defender la libertad sexual y los derechos de las mujeres.

Consideramos que dicha sentencia intenta poner el foco de las agresiones machistas en las mujeres agredidas, humilladas y violadas, y pretende que sea la víctima quien demuestre su resistencia, aunque en ello le vaya la vida. Esta justicia, a todas luces patriarcal, culpa a una mujer que ha sido víctima de agresión múltiple y probada sin considerar que ello sea violación, rebajando así la responsabilidad de sus agresores.

Los hombres y las mujeres que confiamos en la justicia esperábamos y deseábamos una sentencia acorde con los nuevos sentimientos y valores que impulsamos en nuestra sociedad, valores de Igualdad que son el eje democrático para lograr nuevos modelos de convivencia. Pero, en este caso de “la Manada”, ha ocurrido lo peor, ha sido la evidencia de que en los delitos sexuales contra las mujeres no se han preguntado cuáles son las causas de la sexualidad masculina violenta; el propio texto de la sentencia muestra cómo se juzga la coacción, la imposición y el uso de la fuerza para divertirse (“jolgorio” lo llama su señoría en voto particular), usando el cuerpo cosificado de las mujeres para satisfacción propia. De nuevo se reprime la libertad de las mujeres y se las condena a probar su virtud hasta la muerte, si fuera preciso.

Sus Señorías han desperdiciado esta gran oportunidad para que nuestra sociedad confíe en la justicia. Aunque siga el proceso y se produzcan todos los recursos posibles, ha demostrado esta sentencia que la judicatura se mueve en un sistema patriarcal, machista y arcaico, donde los principios de igualdad, de equidad y de libertad sexual de las mujeres no influyen a la hora de interpretar unas leyes que, aun siendo claramente modificables por injustas, permiten a quienes

tienen la responsabilidad de interpretarlas y aplicarlas hacerlo de manera acorde con los principios democráticos del respeto a las víctimas y su justo resarcimiento por el daño recibido. Será hora de cambiar esas leyes, lo que de manera encarecida pedimos a las autoridades políticas. Pero, sobre todo, es la hora de denunciar el corporativismo en el sector judicial, de aplicar medidas correctoras a las personas que ejerzan la responsabilidad de impartir justicia sin la suficiente competencia para ello. Es la hora de formar a jueces y juezas en perspectiva de género, es hora de exigir que los tribunales sean asesorados debidamente por equipos técnicos expertos en la violencia de género, en definitiva, es la hora de acabar con esta vergüenza ajena que sufrimos al comprobar que en nuestro país el machismo persiste en las más altas instituciones. No es esta la justicia que merecen las mujeres y no es esta la justicia que merece nuestro país.

Foto: concentración en Córdoba bloqueó un acto en el que participaba el ministro Rafael Catalá Polo en la calle Morería. Twitter Podemos Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.