• CUIDA ESA BOQUITA. “Tus prejuicios son las voces de otros”, campaña de sensibilización de la Fundación Secretariado Gitano

Reproducimos íntegramente el comunicado emitido por la Fundación:

Tras los sucesos acaecidos últimamente, en el ámbito público y político, tenemos la obligación tanto los/as profesionales del ámbito social y como todas las personas “normales” que pretendemos una convivencia entre iguales ni más ni menos, ELIMINAR todo tipo de estereotipo o prejuicio que estigmatice a cualquier grupo o colectivo objeto de discriminación, más aún cuando nos encontremos en espacios pedagógicos, políticos o de participación ciudadana, que fomenta y construyen la ciudadanía y profesionales del futuro.

Es importante no alimentar en nuestra juventud cordobesa ideas arcaicas, distorsionadas y falsas inculcándolas en su imaginario, pensamientos que muchos de ellos pueden tener arraigados, y que tenemos el deber de corregir. De nada sirve la justificación de que es una frase hecha, o que es algo que se dice sin maldad, de nada sirve que nos mantengamos inactivos cuando vemos hechos injustos, eso nos convierte en CÓMPLICES DE DISCRIMINACIÓN, en ningún lugar cabe que culpabilicemos a las víctimas, que las tachemos de desmedidas por defender su derecho a la igualdad de trato y a la equidad.

En los tiempos en los que estamos no podemos permitirnos que nadie humille públicamente a ningún grupo social que sufra desigualdad, muchísimo menos si esto ocurre en calidad de ‘’experto/a, responsable público, político/a o meramente como ciudadano o ciudadana’’, la libertad de expresión termina donde empiezan los derechos humanos, como gitanas y como personas tenemos exactamente los mismos derechos y obligaciones que cualquier otra, y por lo tanto el mismo derecho a que se nos identifique como lo que somos, personas ‘’normales’’.

En 2005 la Fundación Secretariado Gitano lanzó una campaña que venía a completar la iniciada un año antes bajo el lema “Conócelos antes de juzgarlos” que pretendía combatir los estereotipos injustos asociados a la comunidad gitana. Bajo el lema “Tus prejuicios son las voces de otros”, se quería desactivar un nuevo elemento del proceso que provoca la discriminación: los prejuicios. (https://www.sensibilizaciongitanos.org/portfolio-posts/tus-prejuicios-son-las-voces-de-otros/)

Cuando los estereotipos se asientan en el imaginario social terminan por convertirse en prejuicios que provocan sospechas y temores irracionales hacia la comunidad gitana. La estrategia del mensaje de la campaña incidía en desactivar esos prejuicios poniendo de manifiesto que los sentimientos hacia los gitanos están condicionados por lo que otros cuentan. Se pretendía cuestionar las voces del contexto social en el que vivimos, las voces de quienes nos educan o las voces de los medios de comunicación. Esa fue la base de la creatividad expresada en los carteles de la campaña en los que se muestra el rostro del protagonista con la boca superpuesta de otra persona, simbolizando así el origen de las ideas que se expresan sin reflexionar.

Tenemos que tener en cuenta el contexto actual en el ámbito de la lucha contra la discriminación, esa discriminación cotidiana que visibilizamos año tras año con este informe y que afecta a la comunidad gitana. Se trata de un rechazo que parece que perdura en el tiempo y se traduce en negar el acceso al empleo, la vivienda, el acceso a bienes y servicios, el discurso antigitano en los medios de comunicación e internet, etc. Hechos que, junto a lesionar la dignidad humana, impiden el ejercicio de otros derechos humanos que son imprescindibles para el desarrollo de una vida digna. Pensemos en nosotros mismos, ¿cómo sería nuestra vida si nos hubieran escolarizado en un centro segregado, y si al buscar empleo no se nos permitiera hacer una entrevista de trabajo por nuestros apellidos, si al querer comprar o alquilar una vivienda nos dijeran que no están disponibles, si al ir a un supermercado tuviéramos detrás al guardia de seguridad? Lamentablemente no son situaciones puntuales a las que se enfrentan muchas personas gitanas en nuestro país, sino cotidianas. Lo expuesto anteriormente visibiliza una gran grieta en el ejercicio del derecho a la Igualdad, algo que ninguna sociedad debe tolerar. Nuestra sociedad además de ser pionera en tecnología, industria, economía, etc., debe lograr serlo en la garantía de los derechos fundamentales. Para ello, es preciso sensibilizar a nuestra sociedad respecto a determinados grupos de población sobre los que prevalecen los prejuicios y estereotipos. Es vital que se conozca la realidad heterogénea de los gitanos/as, que los libros de texto incluyan curricularmente a esta minoría y junto a ello, es esencial que la legislación sea complementada en esta materia.

Por desgracia en el 2019 sigue siendo necesaria esta campaña ya que aún se producen actos, hechos, comentarios y pensamientos, que fomentan el estereotipo y muestran los prejuicios hacia la comunidad gitana, impidiéndole ejercer sus derechos como ciudadanos y ciudadanas, y naturalizando la discriminación.

‘’Los derechos humanos deberían aplicarse a todas las personas, independientemente de sus identidades y de las oportunidades que tengan. Sin embargo, hay personas que son sistemáticamente excluidas, porque quienes tienen los privilegios y el poder en nuestras sociedades tienen su estatus garantizado por el sistema. En este proceso, el grupo privilegiado no se da cuenta de que lo es, lo que hace que tampoco sea capaz de reconocer las situaciones de desigualdad’’. Soraya Post Eurodiputada gitana.