La huelga viene desarrollándose desde el pasado 14 de mayo.

A las trabajadoras se les obliga a prestar jornadas no contempladas en Convenio, sin remunerar, sin pluses y si posibilidad de descanso en esa semana.

CTA denuncia todo ello junto con la desproporción de los Servicios Mínimos aplicado por la Junta de Andalucía.

Aunque esté pasando desapercibida, desde el día 14 de marzo, se viene desarrollando una huelga con carácter indefinido en MONSECOR S.L., provocada por las condiciones de trabajo a las que las trabajadoras de Ayuda a Domicilio de Montilla (en los demás pueblos sólo en casos puntuales) son sometidas: obligación de trabajar uno de cada cuatro fines de semana sin que se les pague, según Convenio, el plus de 18,74 € por cada domingo trabajado; no se les permite descansar durante la semana en la que han trabajado ese domingo y, como colofón, las horas trabajadas esos domingos no están incluidas en el contrato, por lo que no son pagadas, sino que la empresa las lleva a una bolsa de horas para después compensarlas con descansos. Es decir, trabajan un día festivo sin cobrar ni las horas, ni el plus, y sin poder descansar esa semana.

Por otro lado, el sindicato CTA, convocante de la huelga, informa de que los servicios mínimos aplicados por la Junta de Andalucía, tenían la clara intención de que la huelga no fuera viable. Por cada hora prestada de servicio a una persona usuaria, los servicios mínimos contemplan que se convierta en en cuarenta minutos. CTA ha recurrido estos servicios mínimos al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y denuncia la protección al abuso empresarial y a la precariedad laboral en empresas como estas por parte del gobierno andaluz del PP, Cs y VOX, con su presidente, Juan Manuel Moreno, a la cabeza.

A pesar de toda esta situación de conflicto CTA informa de que las primeras que se han ofrecido para los servicios mínimos del COVID-19 han sido las delegadas de C.T.A. así como en la búsqueda de medios de protección para sus compañeras por todas las vías que les ha sido posible.

CTA denuncia prácticas fuera de la legalidad establecida en el Convenio Estatal de Ayuda a Domicilio por parte de MONSECOR S.L.. En concreto, informa de que es la única empresa en toda la provincia de Córdoba que hace el pago a sus trabajadoras ajustando las cuentas sobre una jornada anual de 1800 horas y no de 1755. Por otro lado, también denuncia el despido fulminante de una trabajadora por haberse quejado en un grupo de mensajería privado por los problemas laborales que la empresa, y su gerente, estaban causando. Al llegar este comentario, por otra componente del grupo, a la Gerente, ésta despidió inmediatamente a la trabajadora. “Esta es la España democrática que predican los de la banderita“, denuncia CTA.

Por otro lado, CTA informa de que otra medida que tomó MONSECOR fue presentar un ERTE, cuando la propia Junta de Andalucía por decreto anunció, y lo está cumpliendo, que seguiría pagando los servicios de Ayuda a Domicilio a las empresas contratistas. Incluso acusa a MONSECOR de haber amenazado, retractándose hace dos días, de la obligatoriedad de tener que recuperar las horas de servicios mínimos.

Finalmente, el sindicato denuncia que la empresa adjudica horas de trabajo a las personas que componen el Grupo No Sindicado del Comité mientras, al resto se las detraen. Como ejemplo, aducen que la Presidenta del Comité de Empresa ha perdido la mitad de las horas por distintas circunstancias de las personas usuarias y la empresa no se las repone.

CTA ha escrito en numerosas ocasiones al Alcalde Montilla, Rafael Ángel Llamas Salas, del PSOE para que aplique el pliego de condiciones de la adjudicación de este servicio a MONSECOR, sin que hayan tenido respuesta.

Igualmente, informa de que ha requerido a la Inspección de Trabajo, para que la empresa le diera los EPIs a las trabajadoras para protegerse del COVID-19. CTA denuncia que “la Inspección está para no detectar nada y justificar a las empresas, en la mayoría de los casos“. La respuesta recibida ha sido un “listado de todo lo que se les ha dado de protección“, pero lo que comunican las trabajadoras es que no han recibido nada, aunque la empresa les ha obligado a firmar un papel como recibí. Pero los EPIs no los han recibido. A pesar de la nueva denuncia de CTA a la Inspección con la realidad que expresan las trabajadoras, no ha habido ninguna acción por parte de ella.

CTA se lamenta de que “esto no ocurre nada más que en Andalucía, y dentro de Andalucía especialmente en Montilla”. Y lo relaciona con el hecho de que exista ese Grupo No Sindicado, que “no pagan cuota, pero tienen abogado, que va a todas las reuniones de Comité. ¿Cómo se come eso? Y además curiosamente, ese grupillo siempre está de acuerdo con la Jefa, siempre, y si el Comité dice que pedir la información que marca la ley para los representantes de los trabajadores, ellas se niegan“, concluye el sindicato.