El pasado miércoles se celebraron las primeras elecciones sindicales en la empresa de Ayuda a Domicilio montillana, MONSECOR, que presta sus servicios para el Ayuntamiento de la ciudad vecina. Son las primeras elecciones que se han conseguido celebrar en dicha empresa tras más de dos décadas de existencia, gracias a que un grupo amplio de trabajadoras decidieron promoverlas. CTA, que cuenta con experiencia en el sector tanto en Córdoba capital como otras poblaciones, asesoró a dichas trabajadoras y montaron una candidatura que ha terminado ganando las elecciones frente al Grupo No Sindicado, promovido por la propia Empresa. El resultado fue de 88 votos para CTA, con 7 representantes en el Comité de Empresa y 27 votos para el Grupo No Sindicado a los que corresponden dos representantes.

Según CTA, una de los primeros objetivos para sus delegadas y delegados en MONSECOR será el cumplimiento del Convenio Estatal. Paradigma se ha puesto en contacto en una de las delegadas electas, Gloria Ramírez, quien nos ha explicado la situación, derivada de la firma de un Convenio de Empresa en 2012 con un grupo de trabajadoras que no estaban sindicalmente organizadas. Ese Convenio, como suele ser habitual en los casos en que se negocia Empresa-Trabajador directamente, estaba muy por debajo de lo que ampara el Convenio Estatal. Por ejemplo, el salario medio es unos 260€ inferior, el número de horas anuales que se trabajan en torno a unas 50 más, las horas extraordinarias se pagan 6,50€ (11,50€ en domingos y festivos) más baratas. En MONSECOR sólo se paga un trienio de antigüedad cuando en el convenio estatal se contempla el cobro de todos los que la persona tenga en la empresa. Asimismo, los contratos de tiempo parcial se quedan en 15 horas en vez de en 25. Estas y otras cuestiones son las que el grupo de delegadas y delegados tendrán, junto a la plantilla, que revertir en los próximos meses.

MONSECOR cuenta actualmente con unas 127 personas contratadas para llevar la Ayuda a Domicilio del Ayuntamiento de Montilla, más un número que no hemos podido conocer que trabaja en limpieza y residencias, y que no han participado en estas elecciones sindicales. Este sector es uno de los que más está sufriendo las consecuencias de la desregulación laboral que la crisis ha traído consigo. Compuesto en su mayor parte por personas vulnerables, con situaciones familiares desestructuradas y necesidades económicas básicas no resueltas, suelen ser el blanco de la explotación laboral de muchas empresas, como hemos venido conociendo en los últimos años a través de las reivindicaciones de este sector y que en Córdoba capital encabezaron las mujeres que trabajaban en CLECE y que posteriormente fueron subrogadas a SERVISAR.