Comunicado “Córdoba Aire Limpio”.

El pasado día 23 de julio, en una intervención pública ante los medios de comunicación y otros agentes sociales, el nuevo alcalde de Córdoba ha afirmado que su gobierno tiene como objetivo “resolver próximamente” la situación de inseguridad jurídica generada en torno a la actividad de empresas “que, estando instaladas en Córdoba con toda su documentación, tanto urbanística como ante la Junta de Andalucía, en regla han visto cómo se pretendían modificar las normas urbanísticas para sacarlas de la ciudad”.

Como los mismos periodistas han destacado, el alcalde se refería de este modo sin nombrarla a la factoría de Cementos Cosmos, S.A. (del grupo brasileño Votorantim) implantada en la ciudad. No en vano, en el acuerdo de gobierno suscrito por el Partido Popular y Ciudadanos, se recoge literalmente en la página 13, punto del acuerdo n.º 54: “Igualmente, desistiremos del proyecto de innovación que perjudica a COSMOS, preservando los puestos de trabajo de esta industria, asegurando, en colaboración con la Junta de Andalucía, el correcto cumplimiento de todos los requisitos ambientales exigibles en casos similares”.

Tendrá que aclarar el señor alcalde si era intención de su partido “sacar de la ciudad” a la cementera cuando en el año 2007 se pronunciaba en contra de la incineración en esta industria suscribiendo incluso una moción que se aprobó en el pleno municipal o cuando en el año 2015, después de cuatro años en la Alcaldía y en la Presidencia de la Gerencia Municipal de Urbanismo, su partido firmaba el Pacto por el Aire Limpio que comprometía a los partidos políticos firmantes a impedir la incineración de residuos en ese emplazamiento.

Y tendrá que aclarar a quienes señala cuando acusa de intentar “sacar de la ciudad” a esta empresa, pues la plataforma Córdoba Aire Limpio desde luego no podría identificar a nadie, puesto que nunca nadie ha pretendido el cese de la actividad industrial de esta empresa en Córdoba, sino impedir la práctica de una nueva actividad en la cementera: la incineración de residuos.

Por lo tanto, le rogamos encarecidamente que sea objetivo y veraz en sus declaraciones y/o no pretenda confundir a la opinión de la ciudadanía con tendenciosas tergiversaciones.

Tendrá que hilar muy fino el gobierno municipal si desistiendo “del proyecto de innovación” como figura en el Pacto de Gobierno, pretende autorizar la incineración en la cementera, pues esta fábrica carece de licencia municipal para incinerar según Resolución de 9 de noviembre de 2018 y lo que procedería en todo caso no es desistir de la innovación del PGOU, sino otorgar licencia para incinerar a dicha cementera y, habida cuenta de lo bien argumentada jurídica y urbanísticamente que está la denegación de la licencia para incinerar, este acto administrativo podría conllevar un delito de prevaricación, por lo que se debería realizar es la ejecución inmediata de dicha Resolución.

No olvide el señor Alcalde, que la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, en su informe (preceptivo y vinculante) sobre el Impacto Ambiental en la Salud de la innovación del PGOU afirmaba muy rotundamente que no era necesario informe de dicha Consejería cuando el actual PGOU de Córdoba impide tajantemente la pretendida actividad de incineración en “ese emplazamiento” y así ha sido viene avalado por los preceptivos informes técnicos de la Gerencia de Urbanismo.