Emisiones tomadas durante la noche en la fábrica de COSMOS hace unas semanas.

Tienen constancia de que la cementera ha iniciado un expediente para conseguir autorización para incrementar la cantidad de residuos que incinera en el horno de la fábrica.

Según denuncia la Plataforma, la cementera pretende tramitar una modificación sustancial de la Autorización Ambiental integrada (AAI) que le fue concedida por la Junta de Andalucía en el mes de marzo de 2007. Esta AAI le permite sustituir el combustible que tradicionalmente venía utilizando, coque de petróleo, por residuos urbanos, lodos de depuradora, neumáticos usados y plásticos agrícolas.

En la actualidad la cementera tiene limitado el número y cantidad de residuos a incinerar, que no puede ser superior al 44’9% del combustible tradicional. Con la modificación sustancial que persigue la cementera, la Plataforma Córdoba Aire Limpio entiende que pretenden incrementar esta cifra hasta el 80%, lo cual prácticamente duplicará las emisiones de contaminantes provocados por la incineración en la actualidad, pues la fábrica de cemento lleva al menos 4 años incinerando residuos a pesar de carecer de la preceptiva licencia municipal para ejercer esta actividad y cuando existen informes en la Gerencia Municipal de Urbanismo que acreditan que según el actual Plan General de Ordenación Urbana, en dicho emplazamiento no se puede realizar esta actividad.

Ante esta grave amenaza para la ciudad, la plataforma Córdoba Aire Limpio ha puesto este hecho en conocimiento de los Grupos Políticos de la oposición, que no tenían conocimiento de ello, para que emprendan las acciones pertinentes a fin de abortar estas nefastas intenciones para la salud de la ciudadanía.

Córdoba Aire Limpio lleva tiempo advirtiendo que el fuerte impacto que la cementera ejerce sobre los tradicionales barrios de Valdeolleros, Fátima y Levante, se agravaría con la aparición de nuevas urbanizaciones: en Chinales, la promotora Kronos Homes, está edificando una promoción de 692 viviendas en los antiguos terrenos de Baldomero Moreno; en el Zumbacón (re-urbanización sector Avda. Almogávares), la empresa Neinor Homes ha iniciado la construcción de unos 120 pisos; en la barriada de Fátima, en los terrenos de la antigua Prisión Provincial, se tiene proyectada 236 viviendas y en Valdeolleros, en Avenida Virgen de las Angustias – calle Fuente de la Salud, el Grupo Insur, otra urbanización denominadas “Terrazas de Santa Rosa”, con 92 viviendas. Todo ello sin contar la puesta en carga de otros Planes Especiales de Reforma Interior (PERI.-CHI), contemplados en el Plan General de Ordenación Urbana, en el entorno de la cementera o la futura Ciudad de Levante, donde el número de viviendas a edificar son centenares.

Todo esto supondrá un notable incremento de población que se verá afectada negativamente por la contaminación provocada por la cementera lo que causa una preocupación profunda entre los colectivos de la plataforma Córdoba Aire Limpio, si las Administraciones no garantizan a los nuevos vecinos su bienestar con un aire limpio, con medidas más eficaces de las que hasta la presente han adoptado.

“Por ello, la Plataforma Córdoba Aire Limpio” exige al Ayuntamiento de Córdoba y a la Junta de Andalucía “que hagan valer el cumplimiento de la legalidad y la protección de la salud de las personas y el medio ambiente. En consecuencia, que la  Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible no autorice la modificación solicitada por Cosmos para aumentar el porcentaje de residuos utilizados como combustible y que el Ayuntamiento aplique las medidas sancionadoras y coactivas necesarias para impedir que la multinacional cementera continúe contaminando el aire de Córdoba con la incineración ilegal de residuos”.