En una carta firmada por el sindicato, CTA denuncia las actuaciones empresariales que se declaran en crisis a las primeras de cambio cuando ello conlleva recibir dinero del Estado.

Os dejamos a continuación la carta íntegra de CTA:

Antes de empezar la crisis, ya las empresas están repercutiendo directamente esta contra los trabajadores. Parece que CC.OO., U.G.T., la Patronal y el Gobierno, han visto la tabla de salvación en los Expedientes de Regulación de Empleo Temporales. Bueno, hay que decir, que eso representa un 30% de bajada del poder adquisitivo de los trabajadores, que no es una cuestión sin importancia. Tener una bajada de los ingresos, en los salarios más que precarios que existen, sobre todo en Andalucía, y parte del territorio Nacional, no vayamos a creer que es salvar los muebles como se dice vulgarmente.

Pero hay empresas que tienen un especial desprecio sobre los derechos y los intereses de sus trabajadores, y nos estamos refiriendo a SOCIBUS y SECORBUS, empresas de transportes de viajeros por carretera, que tienen concedidas por el Ministerio de Fomento la explotación de las líneas Madrid-Córdoba-San Fernando, Madrid-Sevilla-Huelva-Ayamonte e Irún-Algeciras. Pues esta empresa no le ha pagado las transferencias que realiza la Tesorería General de la Seguridad Social como pago delegado a los trabajadores que están en Incapacidad Temporal. Retribuciones que la Tesorería les ha ingresado a ellos. Pero tampoco le ha pagado al resto de la plantilla, además de haber presentado un ERTE en el que, por supuesto, aun manteniendo un poco de actividad, la empresa, ha incluido a los representantes de los trabajadores que por ley son los últimos en ir al ERTE. Pero esta empresa desprecia los derechos sindicales y los derechos fundamentales de las personas entre los que está la libertad sindical con todo lo que ello conlleva. 

Pero el Gobierno tiene que tener más autoridad y no permitir que las empresas nos tomen el pelo a los trabajadores y se lleven nuestro dinero, así porque sí para aprovecharse de la situación. Aquí los únicos que pagamos somos los trabajadores, que tenemos retenciones del IRPF y consumimos, por lo tanto, pagamos impuestos. Las empresas menos, muchísimos menos, porque forman SICAVs y pagan el 1 por ciento. Pero el lunes 6 de abril salió una línea de crédito ICO a devolver en 6 años, y como no, gestionada por las entidades bancarias. Por cierto, que se agotó a lo largo de la mañana. Antes de empezar la crisis, ya las empresas están repercutiendo directamente esta contra los trabajadores. Parece que CC.OO., U.G.T., la Patronal y el Gobierno, han visto la tabla de salvación en los Expedientes de Regulación de Empleo Temporales. ¿Como no iban a entrar en crisis automática estas dos empresas? Nos referimos a SECORBUS y SOCIBUS. No pagan porque están esperando que se les conceda un crédito ICO. De repente todas las empresas están en crisis. Antes de que se mueva el aire, necesitan desgravaciones fiscales, y ante una situación así por supuesto entran en crisis, nunca han obtenido beneficios. La enfermedad es crónica, pero es el momento de recoger dineros del Gobierno. El mismo que concede a este tipo de empresas que no pagan a sus trabajadores la explotación de las líneas de viajes por carretera.

Pero es que, a estas dos empresas en concreto, conocidas por su agresividad patronal, no les importa que sus trabajadores pasen hambre. En el mes de diciembre, por una interpretación de la norma en cuanto al tacógrafo, le quiso poner una sanción de 80 días de suspensión de empleo y sueldo a 9 de sus conductores. Evidentemente convocamos huelga, aunque en la tramitación se negaron a recoger la documentación que se la tuvimos que mandar por burofax. Después pusieron un SERCLA en Sevilla, Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, con el objeto de ilegalizarnos la huelga, cuestión que evidentemente lo tenía que decir un Juez no ellos, y en ese SERCLA se rebajó la sanción a 20 días y se negaron a que hubiera una consulta conjunta al Ministerio de Fomento, para ver quién tenía la razón.

Consulta que este Sindicato, C.T.A. ha realizado con posterioridad a Transportes de la Junta de Andalucía, a la Dirección General de Tráfico y al propio Ministerio de Fomento, y los tres parece que se han puesto de acuerdo, ninguno nos ha contestado. Y nos preguntamos ¿qué influencia pueden tener estas empresas en estos organismos? No se sabe. Pero los organismos no contestan.

Y como estábamos diciendo algunos de estos trabajadores se encontraban cumpliendo la mitad de la sanción y ahora no les pagan, NO LES IMPORTA QUE LOS TRABAJADORES PASEN HAMBRE.

Por eso no nos creemos que el Gobierno no vaya a dejar a nadie atrás. Ya está protegiendo a los de siempre, y los trabajadores comenzando a pasar fatigas.