Entienden que hay un claro peligro de contagio del “coronavirus”

Cerca de diez mil personas de diferentes lugares de la península y del extranjero, se trasladaran este fin de semana, desde Sanlúcar de Barrameda a la aldea de El Rocío, atravesando el Parque Nacional Doñana.

Según Ecologistas en Acción, que ha trasladado su preocupación a los Gobiernos Central u Autonómico, éstos tipos de eventos deberían de prohibirse como medida de contención de la expansión del Coronavirus. Son especialmente desaconsejables en el caso de las peregrinaciones por este espacio protegido, debido a que concurren circunstancias de riesgo .

Entre éstas, Ecologistas señala el contacto físico, especialmente contraindicado, al que se es proclive en aglomeraciones como esta, en ambiente festivo. A esa circunstancia de riesgo hay que sumar las condiciones de insalubridad en las que se desarrollan, dejando una gran cantidad de excrementos humanos y residuos esparcidos por los aledaños de los caminos, que van a ser ingeridos en buena parte por la fauna silvestre, propiciando, en caso de que transite alguna persona infectada, aunque sea sin saberlo o sin tener síntomas, que se produzca el contacto entre el coronavirus humano con la fauna silvestre, un riesgo que hemos de evitar a toda costa porque se favorecerían posibles infecciones interespecie, que generarían recombinaciones entre virus que inicialmente son inocuos para humanos pero que pueden volverse letales al incorporar nuevo material genético en estas interacciones.

Los coronavirus son de origen animal y por tanto es de vital importancia restringir cualquier actividad que pueda poner en contacto estos coronavirus humanos con la fauna. Ecologistas en Acción recuerda que es sabido por la dirección del espacio protegido y la sociedad en general, que estas condiciones se dan en los tránsitos rocieros por el Espacio Natural, por lo cual exige a las autoridades competentes del Gobierno Central y de la Junta de Andalucía que, en aplicación del Principio de Precaución en defensa de la salud pública y la biodiversidad, no autoricen estos tránsitos mientras que la epidemia no haya sido controlada y haya comenzado a remitir.