Juan Rivera Reyes
Profesor de Historia y miembro del Colectivo Prometeo

Cuando en 1487 vio la luz la obra del fraile franciscano Alonso de Espina, “Fortalitium Fidei”1, el autor no podía imaginar que su categorización de los enémigos de la fe cristiana y la esencia hispana (herejes, judios, moros y demonios) seguiría plenamente en vigor por los lares patrios más de cinco siglos después.

Para inflamar el odio y conseguir que el grupo señalado fuera detestado bastó la difusión entre las capas populares de calificativos rotundos acuñados por el Poder político / eclesiástico: traidor, homosexual, blasfemo, infanticida, asesino,envenenador, usurero…La bula papal de Sixto IV en noviembre de 1478 allanó el camino para que en septiembre de 1480, en Medina del Campo los “Reyes Católicos” otorgaran a monjes dominicos los primeros nombramientos de inquisidores.

Desde ese instante la ortodoxia española marcó la senda por donde debía transitar el español de bien “feo, católico y sentimental”2 , arrojando al Averno3 a quienes en cualquier periodo de la Historia se atrevieron a cuestionar, aunque fuese de soslayo, la versión oficial.

Que se lo pregunten a Don Marcelino cuando en su ambiciosa obra 4 identificó todo lo no católico como no español.O a sus epígonos que la sostienen sin enmendarla hasta hoy.

Valga como ejemplo actual el llamativo rebuzno del concejal de VOX Badajoz (puntal del gobierno PP) festejando en el pleno municipal la toma de la ciudad durante la guerra civil por el ejército franquista. La misma culminó con la matanza de más de 4000 pacenses5 por la “Columna de la muerte” comandada por el general Yagüe, que se ganó a pulso el mote de “ Carnicero”.Para el engendro intelectual representante de la extrema derecha había mucho que celebrar.

Creo necesaria la introducción para mostrar hasta que punto está metida en los tuétanos del Conservadurismo español la Intolerancia. Esa doctrina fraguada bajo el paraguas del Tribunal del Santo Oficio y que impregna de forma habitual decisiones y actitudes de algunos poderes del estado.Siendo especialmente llamativa la pervivencia en amplios sectores del Poder Judicial.

Es de sobra conocida la nutrida presencia de activistas “ tocados por la fe”en la Judicatura.Sean del Opus Dei 6o de otros institutos religiosos a todos les une una cosmovisión vital que da por válida una determinada y exclusiva idea de España para enfrentarla a la “antiEspaña”. En los cálculos más modestos siempre superan un tercio del total y estaríamos dispuestos a firmar a pelo esa cifra porque intuimos estar solo ante la punta del iceberg.La profundidad de la penetración es de mucho mayor calado. Lo mismo un día descubrimos que, como le pasó a Lot, al final no hay ni esos diez justos ( o al menos un diez por ciento) sin militancia activa religiosa que permitan salvarnos a los simpatizantes de Sodoma y Gomorra.

También se hace necesaria esta digresión pues pareciera- por la actuación de determinados jueces en sus pesquisas- que algunas togas entienden que todo vale para montar un delito, aunque sea buscando indicios con la lupa de aumento.No importa que la realidad de los hechos no los sostenga.

Como si fuesen teólogos del siglo XVI se consideran con autoridad para perseguir proposiciones heréticas, erróneas,temerarias, escandalosas o resabios de herejía7. Solo desde esta óptica se pueden llegar a comprender las acciones del juez Escalonilla intentando una “ Causa General” contra la formación morada que pondría la piel de gallina -por la emoción , si aún vivieran- a los que idearon en 1940 la “ Causa General instruida por el ministerio fiscal sobre la dominación roja en España” y tiene entusiasmados a sus herederos, al ver aparecer en el horizonte por enésima vez- cruzando los dedos para que sea la ultima- un intento de “lawfare”8. que termine alterando el tablero político a base de discutibles actuaciones judiciales. Basta recordar que se trata del mismo juez que archivó sin ver indicio de delito alguno la denuncia por el chat en el que policías municipales ultras deseaban la muerte de Manuela Carmena mientras elucubraban con los hornos crematorios y sus cenizas. Bromas de guardería.

Ataques similares a los que ahora sufre Podemos ya han dado antes al “Trumpismo-Terraplanista” y a la CIA excelentes resultados en Sudamérica. La sucursal española “Procesión,mantilla sin mascarilla y olé”se frota las manos y saliva pensando en conseguir al tropecientos intento el resultado tan arduamente buscado. “Nada nuevo bajo el sol”.

Para montar el auto de fe es determinante la figura del que abjura y acusa a sus antiguos correligionarios a cambio de asegurarse la salvación individual.El vomitivo papel lo representa el abogado Calvente que ha entregado al juez “soy todo oídos”( como si fuese un curriculum exagerado del dominio de la lengua inglesa) una batería de rumores y comentarios9 nivel militante.

Ya se sabe, en el país de los chismes,donde es imposible saber quien se escondía tras las siglas M.Rajoy ni dónde pone la tienda de campaña- con máquina de contar billetes incluida- el rey emérito, los “Hooligans”10 de los medios de difusión han dictaminado que nunca dejarán a la verdad estropearles una buena noticia ( ¿”Quién dijo Ética periodística? ¡Detenedlo!”) y los “ Trolls”11 se han conjurado para esparcir toneladas de mierda en cualquier chat que se les ponga a tiro.

Mientras los poderes fácticos decretan el “odio a muerte a los romanos, perdón morados” cual Aníbales12 redivivos y como nuevos Catones Viejos ( les viene como anillo al dedo el mote si se aplica la acepción de “añejo”, mismo tufo a bolas de naftalina que desprende su neofranquismo) han sentenciado: “ Coletas, delenda est”13 ( el “Coletas” debe ser destruído) “.

Nos equivocamos y mucho si ingenuamente creemos que quienes tienen la desvergüenza de llamar “ caja B” -pronunciado para que suene KGB- a la entrega de una parte de los ingresos de los cargos públicos para proyectos solidarios y califican de “ sobresueldos” a incrementos de doscientos o trescientos euros reflejados en nómina, se detendrán ante la mentira. Olvidamos que son cómplices y colaboradores necesarios del montaje que intenta volver a imponer el Orden que nunca se debió cuestionar.

Como los antiguos familiares de la Inquisición siempre están dispuestos a asistir al quemadero y aplaudir cuando la antorcha se acerque a la pira, especialmente si lleva atado al poste a un adorador del macho cabrío Satán.Ellos son más de babear con la cabra de la Legión.

Si no entendemos desde la Izquierda la profundidad del movimiento no entendemos nada. El paisanaje capaz de tragar sin rechistar toneladas de mierda y estiércol a paletadas cuando se trata de corrupción, rey, puertas giratorias, frunce el ceño y se pone exquisito si ven un cabello en la solapa del Rojo.

En su percepción somos advenedizos que intentan detentar ilegitimamente una pequeña parcela de Poder :la que es suya por los siglos de los siglos y por la gracia de Dios.Las osadías se pagan y un buen escarmiento sirve de antídoto para que otra vez nos pensemos mejor lo de asaltar los cielos.Aunque al final algunos de los nuestros se conformen con saltar una pared bajita.Es lo que tiene el pecado original de “rojerío”,no se quita por muy moderado que te pongas.

Se nos está quedando un país divino para una Dictadura.El único consuelo: lo mismo de tanto basar las actuaciones judiciales en rumores , rumores, rumores y chismes al final van a tener que quitar el cuadro de Torquemada encargado para presidir el Resucitado Tribunal del Santo Oficio ( llamado también en los siglos XIX y XX Junta de Fe, Comisión de Depuración, Tribunal de Orden Público) y poner uno de Kiko Matamoros. De “ la salvación” a “ Sálvame “ hay un corto trecho.

Público dispuesto a jalear tienen a patadas .Se le distingue por llevar la máscara color verde con la bandera monárquica y concentrarse en las plazas para decir que el COVID19 no existe y la pandemia es mentira. La única verdad irrefutable para él es la maldad intrínseca que afecta a la gente de Unidas Podemos.El gen bolchevique, ya se sabe.

Sólo nos muestran respeto cuando enseñamos músculo en las grandes ocasiones (15M,Marchas de la Dignidad,Mareas…).

Sería muy conveniente y muy recomendable para nuestra salud no olvidarlo.Sin movilización social detrás no les aguantamos en las Instituciones ni dos telediarios.