La  prioridad será la dotación de servicios básicos, la mejora de los equipamientos y la movilidad

La comisión de periferia del Consejo del Movimiento Ciudadano ha mantenido una reunión con el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Salvador Fuentes, donde se han actualizado las demandas de la periferia que afectan a este organismo municipal y se ha marcado una hoja de ruta para ir atendiendolas desde el diálogo y con la participación de los consejos de distrito. A la reunión ha asistido también el coordinador de barriadas de periféricas del gobierno municipal, Miguel Ruiz Madruga, que será el interlocutor cotidiano de las distintas barriadas periféricas.

Una reivindicación que no es nueva para  el Ayuntamiento. Según el Presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano “el principal tema tratado ha sido el de la dotación de servicios básicos para las distintas parcelaciones que todavía no cuentan con ellos”. añadiendo que el Consejo está “a la espera de lo que pueda determinar la Junta de Andalucía al respecto en un anunciado decreto que debe aprobarse en breve” y que  “se ha acordado la definición de un departamento específico para la atención a las parcelaciones en sus distintas circunstancias”. y que “permita avanzar en que puedan acceder al abastecimiento de agua, su depuración y la electricidad.

Juan Andrés de Gracias también ha informado de que “ha habido acuerdo para que la Gerencia  adopte una actitud más proactiva y favorecedora en la relación con las distintas parcelaciones”.

Al mismo tiempo se acordó “agilizar al máximo la tramitación de los planes parciales en desarrollo desde hace más de una década en zonas como Torreblanca, El Alamillo o Cuevas de Altazar” así como “acabar de solucionar las parcelaciones pendientes de la Innovación Ampliación de Poniente” o “afectadas por inundabilidad como Fontanar de Quintos; intermediar en las ubicadas en el entorno de Medina Azahara; o buscar una alternativa a las que están sometidas a un régimen excesivo de protección, especialmente en la Sierra”. También se trató cómo regular los proyectos urbanísticos de Trassierra o las entidades urbanísticas de conservación.

El Presidente del Consejo comunica que “se abordaron las demandas de “equipamiento en las que la Gerencia tiene competencia directa y que en muchos casos han quedado cortadas al no desarrollarse las unidades de ejecución del PGOU que deberían dotar de suelo a las distintas barriadas”. Continua diciendo que “si bien se ha iniciado la urbanización de la antigua Azucarera de Villarrubia donde irá suelo para una Sala de Barrio, aún queda definir suelo para un centro de salud en la misma barriada.”. Al mismo tiempo afirma que “también está pendiente conseguir suelo para el Instituto del Higuerón o solucionar los problemas de los centros cívicos de Cerro Muriano o el Higuerón”. Igualmente, “hay que seguir dotando de suelo para equipamiento a Santa Cruz o El Ángel.”

Por último, de Gracia afirma que  “también se trató la necesidad de continuar las negociaciones con el gobierno central sobre la salida de las vías de Alcolea o de solucionar el problema de accesibilidad que supone el paso subterráneo de Villarrubia.” Así como “se mantuvo el compromiso de que se construya un nuevo puente de acceso a la zona de Encinares y El Sol”.  Concluye con el último asunto tratado “la necesidad de crear un distrito nuevo en la zona de la Carrera del Caballo o de acabar de incorporar la zona de Santa Ana de la Albaida a la ciudad”.