La inauguración «interruptus» de la Biblioteca de La Normal evidencia las consecuencias del caos organizativo del Ayuntamiento y de su ninguneo a la representación ciudadana

15 octubre, 2021

Apenas un par de horas antes de la tan anunciada a bombo y platillo inauguración de la Biblioteca de la antigua Normal de Magisterio, el Ayuntamiento tuvo que anularla por un informe de Salud Laboral que apareció, parece ser que de algún rincón olvidado, desaconsejando no solo dicha apertura, sino el uso del edificio después de un año de uso por parte un departamento como el Centro de Proceso de Datos, más todo el personal auxiliar necesario para su funcionamiento. Ese informe desaconseja el uso de La Normal hasta que no se solucionen las deficiencias encontradas en todo el inmueble.

El Consejo de Distrito Sur, en una nota de prensa emitida en la tarde de hoy viernes 15 de octubre, explica que fue avisado, a través de su presidenta, Mariló Damián, un par de horas antes de que no se iba a producir la inauguración. Pero no del por qué. Simplemente le informaron de que había «un problema de última hora«. Nada más.

Cabe recordar que la propia Damián pedía el pasado 6 de abril la apertura del edificio completo y fundamentalmente la Biblioteca, ya que había desde hacía varios meses personal del Centro de Proceso de Datos (CPD), guardias de seguridad y personal limpieza trabajando en él. Para la vecindad, no tenía sentido que hubiera ya «vida» en La Normal y, sin embargo, siguieran sin biblioteca, ni ahí ni en el Centro Cívico Arrabal del Sur. «Seis meses después«, denuncian desde el Consejo de Distrito, «se anula la apertura de la biblioteca por problemas de seguridad, problemas que ya existían pues según el informe debería esta todo el edificio cerrado. ¿Qué pasa con las personas que actualmente están trabajando dentro del edificio?«

Desde el órgano de representación vecinal de Sur se señalan claramente tres culpables. O más bien cuatro. En primer lugar la Gerencia de Urbanismo, «que el mismo día de la no inauguración decía que se había enterado de la apertura biblioteca por la prensa«. Por otro lado, la delegación de Transformación Digital «que dice que el Ayuntamiento busca una nueva sede -diferente a Magisterio- para trasladar el Centro de Procesamiento de Datos (CPD)por seguridad» y, en tercer lugar, la delegación de Cultura, «que tiene conocimiento de la existencia de este informe interno del departamento de Salud Laboral del Ayuntamiento de Córdoba que desaconseja la apertura de la biblioteca de la Normal de Magisterio dos horas antes de su inauguración«.

El cuarto culpable al que señalan es el propio alcalde, José María Bellido, que tampoco sabe, al parecer, nada sobre el asunto. «¿Sus concejales/as no le informan de que el problema que existía desde la recepción del edificio de seguridad laboral aún no se había resuelto a fecha de la apertura de la Biblioteca?«, se preguntan en el Consejo de Distrito Sur, quienes no comprenden cómo es posible que se cierre la agenda del alcalde con fecha y hora, que se haya hecho la contratación de personal para el acto (con luz, sonido, etc…) y el gasto que ha conllevado, que se haya convocado a medios de comunicación, vecinos y vecinas, y a última hora haya aparecido este informe «fantasma» de Salud Laboral con carácter retroactivo a hace un año.

La situación ocurrida ayer jueves evidencia, por un lado, el caos interno que predomina en el Ayuntamiento, con falta de coordinación y de información, en temas tan peliagudos como el que nos ocupa, que, afortunadamente, no ha afectado a ninguna de las personas que llevan un año trabajando allí pero que, según el informe, lo han hecho en un edificio con carencias que, según parece, la delegación de Transformación Digital lleva desde el verano de 2020 intentando solventar.

Por otro lado, muestra que el camino emprendido por el Ayuntamiento de saltarse la normativa en cuanto a la información y participación ciudadana en los proyectos que les afectan, impide que todas estas cuestiones puedan ser conocidas por la representación vecinal para evitar disfunciones o, como es el caso, incumplimientos flagrantes de normativas de seguridad.

El consejo de Distrito Sur, en su nota de prensa, «exige al Gobierno Municipal cumpla con el Reglamento de Participación Ciudadana, informe y consulte al Consejo de Distrito» y le solicitan:

  • El Informe del departamento de Salud Laboral del Ayuntamiento de Córdoba.
  • Que les informe de quién es Responsable del Edificio de la Normal de Magisterio, «porque después de lo que está pasando no se sabe quién es«.
  • Que les informe de quién es el responsable de la Subsanación de los defectos que tiene la Normal.

«El respeto a la Participación Ciudadana pasa hoy por aclarar esta situación con el informe y con la información de los/as responsables en el próximo Pleno del Consejo que se llevará a cabo el 8 de Noviembre y nos expliquen de verdad de la situación actual del edificio, plazos para su apertura real de la Biblioteca y espacios a utilizar por el Consejo de Distrito y las organizaciones que lo componen«, concluye la nota.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.