Convocadas por las asociaciones vecinales del distrito sureste, un centenar de personas se concentraron ayer día 13 de enero a las puertas del Centro de Salud del distrito, para reclamar cambios urgentes en la atención que han de pasar por la vuelta a la presencialidad en la mayoría de casos de necesidad de atención.

Las organizaciones vecinales convocantes, Asociación Al Alba, A.V. Cañero Nuevo, A.V. San José Obrero, A.V. Barca del Arcángel, A.V. Diana, A.V. Santuario, A.V. La Paz y Santa Victoria, A.V. El Arenal, la Red de AMPAS del Distrito Sureste y el Consejo de Distrito Sureste, entienden que el Covid-19 ha puesto de manifiesto las deficiencias del Sistema Sanitario, “ya bastante tocado desde la crisis del año 2008 y con los recortes presupuestarios que había venido sufriendo hasta la llegada de la pandemia“. Precisamente es la Atención Primaria la que está sufriendo estas carencias con más virulencia, al venir soportando una carga de trabajo excesiva ya antes de comenzar la pandemia. En el caso del Centro de Salud de Sureste, “las instalaciones anticuadas y viejas y se ha quedado pequeño“. Además, recuerdan la necesidad de dotar a la zona de Sureste de un servicio de Urgencias.

Los y las vecinas de la zona, al igual que se viene reivindicando de manera generalizada en toda Andalucía, entienden que “los Centros de Salud no pueden seguir cerrados a las personas que lo necesitan. No se puede entender que podamos asistir a las cafeterías, restaurantes, comercios, supermercados y grandes superficies y, sin embargo, nos impidan entrar en los centros de salud. La asistencia telefónica puede ser una salida para aquellas personas que necesitan renovación de las recetas, pero no para aquellas que se están enfermas“. Además, consideran urgente la recuperación de los programas de prevención del cáncer de mama y de próstata, “suspendidos por el Director del Distrito Sanitario de Córdoba, no se están muriendo solo personas con el Covid-19, también mueren otras muchas con otras patologías, por lo que al suspender este tipo de programas se está condenando a las personas que sufren esas enfermedades“.

Por todo ello, demandan que los responsables de la Sanidad en Andalucía aumenten los presupuestos, que están por debajo de los de otras comunidades o países europeos. Reclaman que “la sanidad sea un derecho, no un negocio” y consideran que estas movilizaciones, que advierten que volverán a repetir, han de extenderse y coordinarse en toda Andalucía.