La Junta de Andalucía a través del Decreto Ley 13/2020 de 18 de Mayo recomendó desinfectar los arenales costeros.

Ecologistas en Acción solicita que se elimine dicha recomendación.

Ecologistas en Acción, en nota de prensa enviada a Paradigma Media Andalucía, ha salido al paso del anuncio del gobierno andaluz, a través del Decreto-ley 13/2020, por el que recomienda a los ayuntamientos que desinfecten a diario los arenales playeros del litoral para que los bañistas puedan acudir a ellas a partir de ayer domingo, 25 de mayo, sin temor a infectarse por coronavirus.

Para el colectivo ecologista “es inadmisible que la administración, sea local o autonómica y bajo el prisma del desconocimiento, realice acciones como las ya vividas el pasado mes de abril, con la fumigación con lejía de las playas de Zahara de los Atunes (Cádiz) contra la COVID-19”. Al respecto, argumentan que las playas son sistemas naturales, con diversas morfologías y elementos estructurales y, aunque no muy visible, tienen su propia fauna y vegetación, con numerosas especies protegidas o de interés a lo largo de toda la costa andaluza. Algunos ecosistemas asociados, como las lagunas litorales, marismas, albuferas, deltas y estuarios, tienen una rica biodiversidad y altísima productividad biológica.

Este argumentario, que trata a las playas como un todo integral en la conexión medio ambiente con las personas, choca con la visión del gobierno andaluz y de la inmensa mayoría del sector empresarial que ven a las playas como “zonas donde depositar bañistas o turistas”. Por ello, recuerdan que el mundo científico ha indicado que el virus que nos ha producido la pandemia COVID-19, ha llegado a la especie humana a través de otros seres vivos (zoonosis)  y posteriormente, por contagio entre las personas. Ni un solo dato hace pensar que a través del suelo (arena) o del agua del mar se pueda contagiar el virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS),  ha advertido que “rociar o fumigar las calles con desinfectante, como se hace en algunos países, no sirve para eliminar al nuevo coronavirus y plantea un riesgo sanitario. Además, las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la COVID-19”, y señala que “rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana”. Esta afirmación es perfectamente válida para las playas.

En las playas el mayor riesgo de contacto es el directo entre personas, con lo que evitando dicho contacto o usando mascarilla parece suficiente. En todo caso, se debe limpiar o desinfectar elementos de carácter urbano (escaleras y sus barandillas, baños, fuentes, etc.), siendo preferente el uso de productos desinfectantes biológicos.

Ecologistas en Acción han solicitado a la Presidencia de la Junta de Andalucía que prohíba de forma inmediata la desinfección de sistemas costeros, y a los Ayuntamientos que no utilicen este método por ser contraproducente, absurdo e inútil.