(Una fantasía política)

Javier Lucena Dominguez

 

Primer comité ejecutivo de los “No electos”,  tras ganar una vez más las elecciones

Discurso inaugural del Secretario/Presidente:

Buenas tardes: espero que hayáis tenido un buen viaje. Como sabéis, ha habido importantes cambios de formato de estas reuniones. En esta ocasión, nos hemos venido lejos, para estar fuera de cobertura, cosa que también hemos reforzado con un buen equipo de inhibidores y, aunque sé que algunos os habéis molestado, con el registro personal de cada uno a la entrada y la confiscación temporal de móviles y dispositivos electrónicos. Cualquier precaución es poca, después de lo de Villarejo, y no nos podemos arriesgar a más filtraciones.

Por otro lado, se acabaron los Círculos, plenarios… y hemos reducido todo a un petit comité, que por otro lado agrupa el 60% de la riqueza nacional. Tenemos, pues, la mayoría del PIB y con eso basta.

Pero entrando ya en materia, lo primero es felicitaros, felicitarnos: después de tantísimo tiempo, una vez más y como siempre, aún sin presentarnos, hemos ganado las elecciones. Ya sé que el resultado no siempre es del gusto de todos, pero los mejores analistas nos dicen en su informe confidencial postelectoral que es bueno, bastante bueno. Resumo, a mi modo, que ya sabéis que a mí no me van los palabros técnicos:

El Torpe de FAES, por muy endiosado que esté y aunque haya que compensarle los servicios prestados, y los que presta, con un par de prebendas para él y su familia, no ha podido errar más, Se creía que todo el monte era Andalucía, sin tener en cuenta que allí la gente estaba loca por librarse de Gusanita, que mira que nos gustaba esa chica y se ha echado al final a perder; ¡una pena!… Pero por donde iba: ese Torpe, ese pianista de los tres teclados los ha conducido a los tres al desastre. Y mejor así, nos dicen los analistas: de ganar, hubieran incendiado las calles, y está claro que no queremos que esto sea París con sus chalecos amarillos, ¿verdad?

De Naranjito habría que comenzar a estudiar su recambio; demasiada inversión durante muchos años para tan poco rendimiento. Encima, ahora que se ve líder de algo, de la banda derecha, se pone a sacar los pies del plato, que si la banca no manda, que si no se ha presentado a las elecciones…, y eso lo dice ¡precisamente él! Pero, en fin, ese ya sabemos que es hijo reconocido nuestro y en cuanto se le aprieten las clavijas, se le acaban las tonterías propias del calentón. Y lo dicho, a ver si vamos buscando por ahí un recambio.

Además, ya nos están aconsejando que no insistamos tanto, que no se nos vean tanto las ganas de que los Naranjitos formen gobierno con el Incombustible de la rosa. Porque hoy por hoy, tal como está el patio, nos viene casi mejor – dicen los analistas -, que estos, los de Incombustible, gobiernen solos, con apoyos puntuales de los Curitas de Euskadi, buenos jesuitas esos (por cierto, qué fino el Incombustible, que si el Naranjito le ha puesto un cordón sanitario, que si tal, y resulta que el que le coloca un cordón sanitario a los Moraos ha sido él; ¿a qué es grande el tipo, verdad?). Pero sigamos. Estos de la rosa nunca han ido contra nosotros y nunca irán; no se atreven. Harán cuatro cositas con aspecto radical, que si eutanasia, que si derechos de las minorías, que si ampliación de alguna prestación, pero ya está; a la hora del negocio, ya saben con quienes tienen que entenderse. Y eso de que gobiernen solos nos viene muy bien, para mantener el juego de alternancia y las apariencias del juego democrático, que luego no vayan a decir que si deslegitimación, que si bipartidismo y juego amañado, que si zarandajas.

Por supuesto, con los del Coletas, nada de nada. Creemos que los del Incombustible guaperas no lo harán. Pero – aconsejan los de inteligencia -, por si surgiera la tentación, apretemos un poquito las tuercas, ya sabéis, con todos los ex que tenemos en nómina, pero sobre todo con el Isidoro, el Coibas, que ese sí que es grande el tío, íntimo y servidor del más rico de todos nosotros y del planeta, el Slim, y dice el tío que él es socialista. ¡Pa ponerle un monumento! ¡Genial!.

Bueno, sigo, que se me va el oremus. Que dicen los analistas que el auténtico peligro para nuestros negocios, que ahora tienen una buena perspectiva otra vez con la recuperación de las infraestructuras, los puertos, aeropuertos, autopistas, el transporte tipo Uber y con otros negocios como las pensiones, la educación, la sanidad, que ahí está el meollo, además de en mantener en alza el negocio de eléctricas, bancos, telefónicas; decía que el auténtico peligro son los Moraos Uníos. Se les ha dado una buena tunda, eso sí. Muy buen trabajo el de Villarejo y compañía, digan lo que digan, pero ese ya está quemado con lo que se ha publicado y habría que seguir por ahí, más discretamente – nos dicen -, pero con el Equipo 2. Y sobre todo en los medios de comunicación, que para eso los tenemos también en nómina: no dar cancha para temas de fondo, ningunearlos y dejarlos en tercer plano, informar siempre en un marco negativo (crisis, disensiones, casoplón del Coletas, ya sabéis), no dejar lo de Venezuela, ahora que está otra vez calentito… Ya os dije que golpearlos por lo bajo y por todos los flancos una y otra vez daba sus resultados, y los ha dado, a juzgar por los resultados que han obtenido esta vez, que se le han bajado bien los humos. Aunque no hemos logrado acabar con ellos, sobre todo vistos los debates, donde el único que parecía enterarse era el Coletas y los otros tres niños maleducados; por eso hay que continuar: en toda fortaleza asediada, atacada sin piedad, terminan apareciendo discrepancias y por ahí se resquebrajan. Por cierto, muy bueno lo de El Niño, ni diseñado por nosotros. Y el cabrón también es fino; no sé si habéis visto las entrevistas que ha dado: que los resultados de los Moraos han sido malos, que se han equivocado de estrategia. ¡Que mamón!: le da la puñalada por la espalda al Coletas y luego le dice, pero tío, que te estás cayendo. ¡Un monstruo, ese Niño! Ese sí que sería un buen fichaje; habrá que estar atentos a su evolución.

Por último, nos proponen que a los Genoveses los dejemos morir, que esos sí que están ya amortizados; lo mejor que pueden hacer es como los del Enano Catalán, cerrar y que el último apague la luz y aparecer con otro nombre (ese, el Enano, también era bueno, ¡el cabroncete!; pena que los herederos sean tan negaos y ahora no se pueda apenas contar con ellos; afortunadamente, esta vez tampoco es necesario). En fin, los Genoveses, hay que reconocerlo, nos dieron buenos negocios, pero se volvieron muy ambiciosos y no paraban de afanar; eso, y el disparate de meterle fuego a Cataluña para disimular lo otro, los ha conducido al desastre. Y encima, con tanta bandera para arriba y para abajo, han terminado por parir al Caballitos, otro hijo del Torpe de las FAES. Ahí nos dicen los analistas que o se entera de que no se dirija tanto a los de la Castellana, que esos ya están convencidos, que lo que tiene que hacer es un discurso con guiños al populacho de los barrios, como la Le Pen o el Salvini, o no se va a comer un rosco y nos va a dejar averiado el flanco derecho, que no debe desaparecer o quedar obsoleto si, como os decía, queremos mantener la alternancia y tener recambios, por lo que pueda suceder. Como siga por ahí el Caballitos, le cortamos el pienso.

En cualquier caso, lo dicho, muy buenos resultados. Y antes de comenzar el debate, solo dos cosas; La primera: esta reunión no existe, no ha existido y si se dijera algo de la misma, ya sabéis, se trata de una ficción de mentes calenturientas. Y la segunda: para celebrar nuestra nueva victoria electoral, he traído un Chardony gran reserva de Burdeos; insuperable; y el caviar iraní, de lujo, por mucho que les joda a los rusos. Al final de la reunión, ya nos lo tomaremos y brindaremos.

Y ahora, queda abierto el debate. A ver, ¿quién pide la palabra?