Como seguro que comprenderéis, con todo el dolor de nuestro corazón nos hemos visto obligados a esta hora (las dos de la tarde) a suspender el programa que empezaba a las 18’00 horas. Lo sentimos por nuestras oyentes y también por las personas que iban a participar en él. Afortunadamente todo el mundo entiende las circunstancias, pero no es plato de buen de gusto tener que hacerlo. Eso sí, la salud está por encima de todo y nos ha llevado a tomar esta decisión.

Cruzamos los dedos para que el jueves próximo podamos retomar el programa con normalidad, y os pedimos a todos y a todas que os cuidéis mucho y que salgamos de esta situación lo más fuertes posible.

Reiterando nuestras disculpas, os esperamos el jueves próximo.