Juan Rivera Reyes
Profesor de Historia y miembro del Colectivo Prometeo

Cuando el ejército estadounidense deja caer sus garras sobre el país que en ese momento sea su “oscuro objeto de deseo”  imperialista, utiliza el término “territorio indio”  (“in the indian country”) para definir las operaciones que marines y demás ralea perpetran una vez cruzada la frontera.

Automáticamente envuelven sus movimientos en la bandera de conceptos grandilocuentes tipo “libertad”, “democracia”“defensa de los valores occidentales” para así disimular ante las narices de los incrédulos las violaciones de derechos humanos y daños “colaterales” ( léase víctimas civiles e inocentes) asociados a la iniciativa. Eso sí , con el aplauso de los “ crédulos”.

Esa forma de actuar se ha convertido en clásico tanto por su reiteración como por su continuidad en el tiempo. De la matanza de lakotas en Wounded Knee (1890) a la erradicación de los antiguos aliados independentistas en Filipinas (1899-1902), pasando por la masacre de My Lai (Vietnam, 1968) o el exterminio sistemático en las guerras del Golfo e Irak (de 1990 a 2011), los cadáveres de las víctimas se acumulan hasta formar una cordillera. Cada vez que al “hombre blanco” le ha dado por hablar “con lengua de serpiente”, como cantaba nuestro admirado Krahe, caen a miles.

En todas las intervenciones subyace un patrón de funcionamiento similar: los territorios-pueblos rivales se consideran colonias y a sus habitantes individuos carentes de derechos a los que se niega la humanidad plena. Mirada donde las haya de Capitalismo depredador.

Pues bien, la introducción viene al caso ,”mutatis mutandis1 porque de esa visión -a poco que rasquemos la superficie y dejemos atrás la grandilocuencia oculta tras palabras hueras, en estos tiempos de Pandemia y zozobra- participan además del Capital internacional no pocos de los políticos nacionales que se consideran sus lacayos. Y la están aplicando en nuestras carnes.

Escuchando las manifestaciones públicas de los Ayuso, Casado o Abascal de turno (tiemblo imaginando lo que esas boquitas dirán en la intimidad, aunque sea hablando –como su admirado Aznar– en catalán) pareciera que los conspicuos adalides (en la intimidad también prefieren el término “caudillos” por cercano y familiar) del Neoliberalismo suscriben sin pestañear la “mirada colonial”. A los trabajadores nos quieren en las reservas. Hacinados, contagiados, sin derechos, sin voz…y agradecidos.

Haciendo uso de instituciones “prêt à porter”. Siempre listas para llevar/defender sus intereses de clase sin importar que carezcan de la más mínima ejemplaridad o legitimidad democrática (que se lo pregunten a la Monarquía o al Consejo General del Poder Judicial para no ir muy lejos).

Hasta el momento ¿qué soluciones han puesto sobre la mesa la Derecha patriotera a la que le queda tan lejos la idea de “Nuestra Patria” como lugar de convivencia que busca el bienestar de la mayoría ciudadana?.

Si analizamos el papel que ha desempeñado desde marzo, su máxima contribución ha sido -emulando a Nikita Jrushchov-golpear las mesas institucionales con el asta de la bandera monárquica a la que le acaban de quitar el aguilucho. Para decir “¡No! “ a cualquier propuesta antes de escucharla.

Lo que plantea serias dudas tipo: ¿de verdad es consciente de la gravedad de los tiempos o está jugando con nuestros cuerpos a la ruleta rusa creyendo que si gira el tambor del revolver y sale la bala nunca se incrustará en su cabeza?

¿Piensa que las necesidades básicas no deben ser cubiertas y que la mínima solidaridad social en forma por ejemplo de Renta Básica de emergencia es un privilegio inmerecido para los que tienen la funesta manía de intentar comer todos los días y no un débil paliativo?

Desde la tranquilidad y el estómago lleno es fácil pedir paciencia. Desde el trabajo precario, los transportes públicos rebosando, las consultas médicas colapsadas y el hacinamiento en cuchitriles es muy difícil mantener el sosiego.

A veces es inevitable no sentir las fauces de esa inmensa rueda dentada a punto de engullirte como a Charlot en “Tiempos Modernos” o no darte cabezazos contra el muro harto de revivir el mundo sin sentido de la burocracia que engulle a Josep K.3 cuando el monstruo bíblico que cambió su nombre tradicional Leviatán por el de “Estado” (Hobbes), para algunos dirigentes políticos solo debe alimentarse de Fuerzas Armadas y Cuerpos policiales. Sin sitio en el gigante estómago para la Solidaridad a través de músculo público en Sanidad, Educación, Energías, Banca, Impuestos progresivos, Infraestructuras… Desechando cualquier idea de pacto para imponer la sumisión y el ordena y mando como única fórmula posible de articulación social.

Ayudando a que la Pandemia campe por sus fueros al no destinar todos los recursos disponibles en sus zonas de gobierno. Pensará: “Donde se ponga un paisaje de procesiones y rogativas tras la batalla para dar gracias al santo de turno por la ayuda recibida una vez que pase la emergencia ¡que se quiten los refuerzos sanitarios! Dios conocerá a los suyos”4

En el horizonte los nubarrones negros dibujan un inmenso desastre económico y social. Llueve sobre mojado pues caerá sobre las espaldas de quienes aún no se han recuperado de las crisis anteriores. Y la postura de Atlante5 no es la más popular entre la precarizada y explotada clase trabajadora a la que le gustaría ver poner sobre la mesa aunque fuese una vez, un modelo distinto para de resolver la crisis y no el de siempre: pagada a escote por el pueblo, gratis total para la Oligarquía del Sistema. Aunque en la tormenta se agradezca el chubasquero de los ERTEs hasta diciembre, no son puerto seguro.

Quienes tienen memoria saben que la mayor conquista de Europa occidental en derechos sociales se dio entre el final de la Segunda Guerra Mundial y los años 80 del siglo XX ( principio del fin con la llegada al poder de los exterminadores Tatcher y Reegan) y coincidió con los impuestos más altos a los tramos con mayores ingresos. Y la sociedad en lugar de hundirse , funcionó.

Tomemos nota. Aunque juguemos en desventaja pues en la otra orilla, además de rivales naturales a los que beneficia el actual orden, encontramos una jauría adosada -mi madre la tildaba despreciativamente de “comeollas” – que a lo largo de la Historia se ha travestido de múltiples formas: esquiroles, “tíos Tom”, cipayos6, colaboracionistas de Vichy, “quislings”7, negro de Vox…

Sus componentes tienen en común la defensa acérrima de sus patronos y el pensar que se llegará a una cierta redistribución de la riqueza mediante “la acumulación por derrama”. Es decir, cuando el rico sea tan inmensamente rico y no pueda abarcar todo su botín pese a tener millones de manos supletorias en forma de ingeniería financiera, la riqueza empezará a fluir hacia la base de la sociedad beneficiando a todos. Si supieran algo de Historia caerían en la cuenta de la cantidad de gobernantes de todas las épocas que se enterraron con sus tesoros, importándoles un bledo el bienestar colectivo.

El paisaje que nos circunda no es llano, está plagado de aristas y dobleces. Por ello se hace más necesario que nunca no jugar en la Izquierda al “divertimento” que más nos entretiene: abrir el ánfora de Pandora8 cuando nos entre la gazuza de la discrepancia. Metidos en faena nos ponemos estupendos y entonces deseamos , si el enemigo recién declarado- que hasta unas lunas antes era compañero de lucha- puede recibir el doble de los que nos corresponda a nosotros , que nos saquen un ojo. En mi tierra, visto el cariz que está tomando la “separación civilizada” de lo que se llamó en las autonómicas Adelante Andalucía, la situación no invita al optimismo.

También podría sernos útil no desperdiciar muchas bolas en este partido crucial donde el egoísmo y el “ aquí no ha pasado nada” pretenden imponerse. Renunciar a la Renta Básica como propuesta cuando el ingreso mínimo vital no termina de arrancar o a la formación de una Banca Pública potente en la que Bankia, rescatada con el dinero de todos, es perder puntos tontos en casa. De los que luego ,al final del partido, cuando el hambre aprieta nos acordamos pues jugarían un papel esencial en el mantenimiento de un discurso coherente. Tengamos claro que si el vacío no lo llenamos nosotros lo llenarán otros, seguramente con un discurso más irracional, tremendista y demagógico. Pero eso no garantiza que no funcione.

Tampoco aburramos a nuestra parroquia pues aunque sea militancia a prueba de bombas se puede cansar del papel de Penélope eterna y dejar tejer de noche lo que se destruye de día con tanta paradoja.

Termino donde empecé. Nadie dice que la tarea sea fácil ni que el camino no esté preñado de trampas. Se trata ahora de no hacer mucho el indio y reivindicar el papel de “piel roja” resistentes .

Decía Evan Haney9 veterano de Vietnam e indio seminola: “ De niño miraba [en la televisión] a los vaqueros y a los indios… y apoyaba a la Caballería”

Ese peligro, el de aplaudir y jalear el bando equivocado, está sobre la mesa. Al igual que nuestras contradicciones. Pero en los tiempos que corren la obligación es trazar la línea sin que tiemble el pulso al decir e intentar llevar a la práctica lo que pensamos. Pese al abucheo de la clac. Aunque el Poder se retuerza como si tuviera lombrices e intentará arrancarnos la cabellera. Costumbre como es bien sabido más practicada por el Séptimo de Cúster y sus antecesores que en nuestros territorios de caza. Con la propaganda hemos dado Sancho.

 

 

1 Locación latina. “Cambiando lo que se deba cambiar”

2Incidente del zapato en la ONU.12 de octubre de 1960.Versiones dispares

3Frank Kafka: “ El Proceso”

4 Cuando los “cruzados” de Simón de Monfort tomaron Béziers (1209) en su lucha contra los “herejes” cátaros o albigenses, alguien preguntó como separar entre los prisioneros a los buenos católicos de los malignos heterodoxos, a lo que el monje Arnaud Amaury, antiguo abad de Poblet dicen que respondió: “Matadlos a todos pues Dios ya conoce a los suyos”

5Columna en forma de hombre

6Soldados de la India al servicio de las potencias colonizadoras Portugal, Francia, Gran Bretaña- frente a sus conciudadanos

7Vidkun Quisling, político noruego que toma el poder en su país mediante un golpe de estado apoyado por los nazis y durante toda la guerra es un fiel seguidor de los mismos. Su apellido se asimila al término “traidor”

8Encantadora mujer modelada de arcilla por Hefesto siguiendo una sugerencia de Zeus. En los poemas clásicos porta y esparce el mal entre la Humanidad

9Roxanne Dunbar -Ortiz: La Historia indígena de Estados Unidos