El Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Córdoba manifiesta que ante los dos incendios sucedidos en la noche del 19 de enero en San Basilio y Santa Rosa reclaman al Área de Seguridad que sean sustituidos los vehículos, ya que  cuentan con treinta años de antigüedad y sufren numerosas averías.

Del mismo modo denuncian la falta de personal, cuando en los últimos seis años se han jubilado más de 50 personas y con los 20 bomberos de nueva promoción “no se cubre ni la mitad de la necesidad que existe”.

El Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Córdoba denuncia que los vehículos con los que actualmente se atienden los incendios de vivienda o cualquier otro tipo de salida, con los cuales “tenemos que acudir a estos siniestros tienen más de treinta años”. Los vehículos son Nissan Vanette “de las que ya no se ve ninguna circulando”. Debido a dicha antigüedad y a las prestaciones que se le exigen en las actuaciones del SEIS “se averían con bastante asiduidad”. Unos vehículos que ya “han superado de largo su vida útil y que estarían mejor en un museo que en el operativo de un Servicio de Extinción de Incendios”.

Ante las dos salidas por incendio en vivienda en la noche del día 19, una de ellas en San Basilio los bomberos muestran su preocupación ante el mal estado en que se encuentran los vehículos ya que si en las calles estrechas del casco se produce algún incendio de vivienda o de un vehículo, “el camión autobomba que tendrá que acudir se quedará lejos del lugar del siniestro”, con el consiguiente retraso en la actuación y riesgo que esto supone “en unas situaciones en las que unos minutos pueden suponer la diferencia entre que un conato de incendio se resuelva rápidamente o que se produzca un incendio plenamente desarrollado con la destrucción que esto genera”. Además “de la posibilidad clara del riesgo para la vida de las personas afectadas”. Es por ello que demandan al Área de Seguridad que se renueven los vehículos.

Con la anterior Jefatura del SEIS “estaba previsto sustituir estos vehículos sin que a fecha de hoy tengamos un motivo claro por el cual no se ha hecho todavía”. Aunque manifiestan conocer que Seguridad está trabajando en ello quieren denunciar “la dejadez que existe desde hace bastantes años” en la dirección de dicha área. Es más “que por muchos gobiernos municipales que pasen parece que no se dan cuenta que en los temas de seguridad hay que prever los problemas y solucionarlos con antelación”. Y añaden que “cuando llega el problema ya puede ser demasiado tarde para alguien desgraciadamente”.

Otro tema grave, según manifiestan, es la falta de personal.  Ya que “el ayuntamiento dirá que ahora van a entrar 20 bomberos nuevos, de los cuales lo más probable es que se vayan al menos una tercera parte”, ya que “tienen muchas posibilidades de aprobar plaza de bombero en sus respectivas ciudades”. “Así está el patio”.

Se le añade que en los últimos seis años se han jubilado más de 50 bomberos y “con esta nueva promoción no se cubre ni la mitad de la necesidad que existe”. De la misma forma conocen que desde Personal iban a convocar plazas de otra promoción de 38 bomberos conductores, “estamos a 20 de enero y esperamos que cumplan y a lo largo de este año se pueda solucionar el gravísimo problema de falta de personal que tenemos en el SEIS de Ayuntamiento de Córdoba”.

La solución a corto plazo es las horas extras. Sien embargo, desde CTA manifiestan ser partidarios de que haya más empleo y “no un colectivo reducido de bomberos en el SEIS que se carguen de horas extras” que, por otra parte, “tardan más de un año en abonarlas”. Las horas extras son  “para cuando se produzcan emergencias de gran magnitud o cuando haya alguna baja de personal imprevista”.

Por último desde CTA piden al Ayuntamiento de Córdoba que “cumpla con sus bomberos” ya no sólo en lo referente a la modernización de los vehículos e incremento de personal, “sino también con el cumplimiento del acuerdo del 0,3%” del presupuesto, de la masa salarial destinado a varios conceptos laborales del cuerpo de bomberos. Dicho acuerdo se firmó en 2018 y se publicó en Boletín Oficial de la Provincia siendo ratificado en Pleno por todos los grupos municipales.