Las limpiadoras de las oficinas comarcales agrarias dependientes de la agencia de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía llevan 5 días de huelga

Según hemos tenido conocimiento por parte de CTA “son cinco los días de huelga que llevan las limpiadoras de las oficinas comarcales agrarias  (OCAS) dependientes de la agencia de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía pertenecientes a la empresa TEMPO. Dicha huelga, convocada por CTA en toda Andalucía tiene un carácter indefinido en las OCAS y en la limpieza de laboratorios”.

La convocatoria está motivada porque “llevan cinco meses sin cobrar sus nóminas. Aunque parezca increíble, es así. Esta empresa hace ya meses que desapareció, dejando deudas entre todos sus empleados, no presentó descuelgue salario, ni impago de nóminas ni concurso de acreedores. Simplemente desapareció”.

Este hecho no ha tenido repercusión en los medios de comunicación ante lo que CTA se “pregunta dónde están los responsables de esta empresa”. Por lo que entienden que “nadie va a pedirle responsabilidad por estos hechos”.

Recuerdan que “Los directivos de las empresas también tienen responsabilidades civiles que normalmente las cubren mediante una póliza de seguro y responsabilidad penal. Pero en este caso se van abandonan un montón de adjudicaciones de servicios que debería prestar la propia administración, servicios públicos de carácter esencial para la comunidad y nadie les pide responsabilidades. Es más hay administraciones que después de más de un impago les ha seguido pagando sin prestar el servicio y sin pagarles a sus trabajadoras”.

El sindicato CTA remarca que es el sector que “tiene unos convenios provinciales que son los más bajos del país, incluso por debajo del salario mínimo interprofesional teniendo que soportar que las empresas no les paguen después de realizar su trabajo y si acuden al Juzgado de los Social tienen que esperar años para recibir sus salarios con los costes importantes”.

CTA informa que va a mantener la convocatoria de huelga hasta que a las trabajadoras se les dé su subrogación con una nueva empresa y la administración realice la reserva de crédito para pagar las mensualidades adeudadas animando a sumarse a todo el colectivo a la lucha, a pesar de la dispersión territorial.