El sindicato CTA ha denunciado en rueda de prensa la problemática que está sufriendo la ciudad por la mera dejación por parte del departamento de Infraestructuras, y más concretamente el área de Recursos Humanos y Personal, a la hora de cubrir la plaza de Encargado vacante por jubilación hace tres años, ocupada provisionalmente por una persona que ha sido cesada el pasado 25 de septiembre y que, mientras tanto, tiene sin poder realizar las labores de mantenimiento de alumbrado en la ciudad a los y las trabajadoras del departamento, que no tienen ningún responsable que reparta el trabajo. Como advierte CTA, “no es broma ni el guión de una película de Berlanga“. Córdoba, año 2020. Mientras tanto, desde Recursos Humanos y Personal  culpan al Jefe de Servicio, cuestión que no les exime de responsabilidad, pues sería su función obligarle a hacerlo si así fuera el procedimiento. “Unos por otros, la casa sin barrer“, denuncia CTA.

Pero, siendo esta situación grave, desde el sindicato CTA vuelven a recordar que es “solo la punta del iceberg, porque lo verdaderamente importante es el deterioro de los servicios de infraestructuras a causa de la falta de personal. Faltan mecánicos, herreros, carpinteros, fontaneros, albañiles, pintores, jardineros y por supuesto electricistas, aparte de ayudantes y peones, porque no se cubren jubilaciones, bajas de larga duración, incapacidades laborales, etc. No se convocan ofertas públicas de empleo, no se contratan interinos y no se tiene o no se usa la bolsa de trabajo“.

La realidad es que las necesidades de plantilla en el Ayuntamiento son enormes. Como ejemplo, CTA informa de que en el mismo departamento de Infraestructuras, “se llevan a los ayudantes a las oficinas, con el pretexto de que no hay personal administrativo, pero no tiran de la bolsa de trabajo de esta categoría, y mientras las personas de esta lista esperando hace años que los llamen, o lo que es lo mismo, esperando un milagro“. Cuestión que, según denuncian, ocurre en el resto de servicios como museos, bibliotecas, recaudación, servicio informático o los tan necesarios en estos momentos, más que nunca, Servicios Sociales, cuyas carencias de personal y recursos van a provocar mañana jueves una protesta en la puerta de Capitulares de las Marchas de la Dignidad por los efectos que está causando en las personas que han de solicitar ayudas el hecho de que no se les atienda de forma presencial y que la gestión telemática es una montaña imposible de evitar para muchas de ellas.

CTA no puede llegar a otra conclusión diferente al empeño de desmantelar todos los servicios del ayuntamiento “para regalárselos a las empresas de los amiguetes y familiares y hacer negocio. Ese afán privatizador en el que también tienen cabida las empresas municipales (CECOSAM, AUCORSA, IMDEEC, IMDECO, etc), usando una estrategia muy manida y rancia”, de la que CTA pone un ejemplo: “Supongamos un polideportivo municipal, al que se despoja de personal, se abandona y no se mantiene, se deja de usar porque al cabo de un tiempo está prácticamente en ruinas y no tiene apenas trabajadores. Transcurrido un tiempo prudencial al político de turno se le ocurre una genial idea, cederlo a una empresa privada que lo reforma, lo equipa y lo dota de personal, eso sí, la empresa nos cobra a través de los impuestos por todo esto, una “módica cantidad” que es lo que difundirá el político, y se le encomienda la explotación, para que todas por fin podamos usarlo, previo pago, claro está, porque la empresa privada no trabaja por amor al arte, la empresa se queda con el polideportivo para obtener beneficios, a costa de cobrar lo que les parezca oportuno, reducir personal y bajar salarios, así los propietarios de dicha empresa se hacen cada vez más ricos y se gastan su dinero donde creen conveniente, pero en el barrio donde está el polideportivo y alrededores seguro que no“.

Desde CTA llaman a la lucha por evitar esta realidad y advierten de que sin no se pone remedio, “pronto el ayuntamiento de Córdoba desaparecerá, quedando el alcalde, los concejales/as, los directores/as generales, los coordinadores/as, jefes de departamento, jefes de servicio y por supuesto asesores y cargos de confianza puestos a dedo, con un montón de empresas pululando alrededor, ofreciendo sus servicios, comisiones y regalos para quedarse con el mejor contrato”.