• Hoy han sido desalojados de la nave abandonada que ocupaban Daniela y su familia sin ofrecimiento de alternativa habitacional.
  • Acisgru y Yayoflautas Córdoba han estado presentes apoyando a la familia.
  • El Alcalde, Jose María Bellido, ha afirmado que le “alegra que la legalidad vuelva a la ciudad”.
  • Nuestro compañero Alex Castellano ha estado presente y la policía le ha obligado a dar sus datos.

Desde Paradigma Media Andalucía venimos siguiendo la dramática situación de Pepe, Daniela y su familia que, lamentablemente, hoy ha culminado con su desalojo forzoso de una nave abandonada a la que llegaron en la primavera del 2017, empujados por la necesidad de tener un techo bajo el que dormir. Adecentar el recinto no les fue nada fácil, Pepe transformó la nave: tapó boquetes, consiguió ventanas y puertas, dotó a cada uno de los miembros de la familia de un dormitorio, improvisó una cocina, instaló un cuarto de baño con ducha, hizo un huerto y hasta un gallinero.

Pasadas las 10:30 el Secretario Judicial y la Policía Nacional entraron en las instalaciones de las naves de Calmante Vitaminado para proceder al desalojo de Pepe, Daniela y su familia que estuvieron acompañadas y apoyadas por la Asociación Cordobesa para la Inserción Social de Personas Gitanas Rumanas (ACISGRU), Yayoflautas Córdoba y otras personas que acudieron a mostrar su solidaridad, entre ellas miembros de 15M StopDesahucios Córdoba, Ganemos Córdoba, Parroquia de San Ignacio y los concejales de Podemos del Ayuntamiento de Córdoba, Cristina Pedrajas y Juan Alcántara.

Daniela y su familia nunca han sido beneficiarios de ninguna prestación económica ni de, incluso, la renta mínima, a pesar de estar empadronados en Córdoba y tener a los menores escolarizados. Tampoco tienen ofrecimiento de ninguna alternativa habitacional estable de ninguna institución a pesar de que desde hace meses se conoce la situación por la que están pasando.

Sobre este desalojo, el alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha afirmado que le “alegra que la legalidad vuelva a la ciudad” a pesar de que la legalidad constitucional del derecho a la vivienda digna hoy no se cumplirá para ocho personas (tres de ellas menores) empujadas a dormir a la intemperie con los rigores del calor estival de nuestra ciudad, tal vez, como dicen desde ACISGRU, es que pesa mucho más en la balanza la “legalidad” del “derecho” de los dueños de unas naves abandonadas a que sigan abandonadas que la “legalidad” de la resolución 1993/77 de la Comisión de Derechos Humanos cuando afirma que “la práctica de los desalojos forzosos constituye una violación grave de los derechos humanos.

Nuestro compañero Alex Castellano, que estaba presente, ha sido recriminado por la Policía Nacional al entender estos que les estaba tomando fotos cuando estaba fotografiando las pertenencias de la familia y le han obligado a dar sus datos personales.

Alex ha entrevistado a Pepe Gines, compañero de Daniela, que ha explicado la dramática situación por la que están pasando.

 

La difícil situación actual de Pepe, Daniela y su familia la explica Cati Rojas, representante de ACISGRU, en este audio.