Imagen del Jardín de las Pirámides, en el Cementerio de San Rafael

El Comité de Empresa de CECOSAM (Cementerios de Córdoba Sociedad Anónima Municipal) ha emitido un comunicado de prensa en el que transmiten su preocupación por la dejadez de la dirección de la Empresa y gobierno municipales ante las necesidades que tienen sus instalaciones de adecuarse a la actual situación de pandemia provocada por el Covid-19. La plantilla advierte de que, paulatinamente, se va incrementando el número de personas que acuden a cementerios y tanatorios, sin que la dirección haya adecuado estas instalaciones con las medidas necesarias de higiene y desinfección que han provocado, según manifiestan “la denuncia contundente de algún usuario“.

Desde el Comité de Empresa muestran la preocupación por “la falta de planificación y medidas firmes que garanticen la seguridad de trabajadores y ciudadanos que visitan nuestras instalaciones“, con el agravante de que el aumento de visitas culminará con el tradicional 1 de noviembre sin que haya un plan real y efecto que conlleve protocolos de seguridad para los momentos actuales de pandemia.

Los y las trabajadoras denuncian que el pasado 1 de junio ya solicitaron por registro de entrada una reunión con José María Bellido, alcalde de la ciudad. A esta solicitud no han tenido, a día de hoy, respuesta alguna. Por ello, lamentan que “los políticos solo utilizan sus visitas para las fotos en prensa mostrando el apoyo a los trabajadores que se enfrentan a la pandemia en primera línea, como las hechas en pleno confinamiento por parte del Sr. Alcalde y de la Sra. Teniente Alcalde“.

Ante la preocupación por la falta de medidas contra el Covid-19, y ante la, según la representación laboral de CECOSAM, “manifiesta falta de responsabilidad por parte de la dirección de la empresa, la inexistencia de diálogo, la carencia de talante, la ausencia de respeto a las mínimas normas de conducta, el menoscabo constante a la labor sindical y el continuo acoso a los representantes de los trabajadores” hacen el siguiente anuncio, única opción que les ha quedado a su juicio:

En tanto el Ayuntamiento de Córdoba no designe un interlocutor válido que cumpla los acuerdos adoptados y los que se firmen con posterioridad, que respete a las personas, y que dedique su
tiempo a realizar su labor y a no ejercer de oposición al Comité de Empresa, NO NOS VOLVEREMOS A SENTAR EN MESA ALGUNA CON LA GERENCIA, dando por rotos, desde ya, todos los foros de debate, con la salvedad del Comité de Seguridad y Salud, a cuyas reuniones por responsabilidad y para velar por la seguridad de trabajadores y ciudadanos nos vemos en la necesidad de asistir. Por todo ello, solicitamos al Sr. Alcalde que tome conocimiento de nuestra situación, que se ha convertido en insostenible, y obligue a un cambio de rumbo en la dirección de la empresa y a acometer medidas de seguridad e higiene acordes a la situación actual, elaborando un plan de contención para la campaña de 1 de Noviembre, e interesándose por el incumplimiento de los acuerdos adoptados y lo que es más importante entre todas las obligaciones que recaen sobre él por el cargo que ostenta, que vele por la seguridad y salud de los trabajadores de las empresas que gestiona y por la de todos los cordobeses que visitan los cementerios de Córdoba en estos tiempos tan difíciles.”