¿Está dando el Ayuntamiento de Córdoba la respuesta ágil y digna que necesita la ciudadanía?

¿Es la gestión a la hora de atender la situación de necesidad social y económica en los hogares de nuestra ciudad, agravada por el Covid-19, tan solvente como hacen ver los responsables municipales?

¿Por qué tarda el Ayuntamiento en dar las ayudas de emergencia más de un mes mientras la Diputación Provincial lo hace en solo 5 días?

Encarna Lozano, trabajadora social, explica como la solvencia de esta gestión es evaluada de forma muy diferente por quienes están atendiendo a las personas que no tienen sus necesidades básicas cubiertas.

10 mayo, 2020

En el titular de este artículo nos preguntamos si nuestro ayuntamiento está dando la respuesta ágil y digna que necesita la ciudadanía, y según las declaraciones de nuestros responsables municipales se está dando la mejor de las respuestas posible, incluso se afanan en repetirlo y repetirlo en múltiples notas de prensa con las cifras de las ayudas y subvenciones dadas para paliar la grave crisis social provocada por la Covid-19.

Pero si escuchamos a las personas que trabajan en el área de servicios sociales, o a quienes tienen que acudir a los servicios municipales a pedir ayuda, o a quienes están cercanos a la gestión municipal, la cosa cambia, y mucho…

En dos ocasiones el personal del área social se ha dirigido por escrito al Alcalde, Jose María Bellido, y a la Delegada de Servicios Sociales, Eva Timoteo, para advertirles que las cosas no se estaban haciendo bien, que tenían que invertir menos tiempo en el autobombo y más en reflexionar acerca de las propuestas que, quienes conocen de primera mano las problemática social les hacían, pero parece que no solo no se están teniendo en cuenta, sino que además las informaciones que envían acerca de las bondades de su gestión son poco veraces.

Y como muestra un botón, Encarna Lozano, trabajadora social y directora de uno de los nueve centros de servicios sociales, ha elaborado esta carta que reproducimos íntegramente.

«Respuesta ágil y digna a las necesidades básicas de la ciudadanía»

Encarna Lozano, trabajadora social

El miércoles 6 de mayo, los responsables del Ayuntamiento de Córdoba nos hablaban, nuevamente, de la solvente gestión a la hora de atender la situación de necesidad social y económica en los hogares de nuestra ciudad consecuencia del Covid-19. Los Servicios Sociales parecen no existir. Informaban a la ciudadanía que se “habían repartido hasta el momento 326.096 € entre las familias más vulnerables”. Igualmente, afirmaban que el plazo de abono de las ayudas económicas se había reducido, situándose su pago, en una media de 12,5 días. 10 en los casos más favorable, 15 en el peor de los casos. Escasamente, dos semanas antes, el 18 de abril, también se informaba a la ciudadanía que hasta ese momento, “el Ayuntamiento había abonado 301.137 €”.

Paradójicamente, coincidiendo con el cuestionamiento realizado por los y las profesionales de Servicios Sociales de la errática política de atención social, que parece tener más de premeditada, la oscuridad llegó a las 9 Zonas Básicas de Servicios Sociales (ZBSS) de la ciudad. Desde ese momento, ya no se reciben las relaciones de abono a las personas-familias beneficiarias de las Ayudas Económicas de Emergencia Social (AES) tramitadas por los y las profesionales de cada Centro. La realidad transcurre por dimensiones paralelas y no es posible ni informar a las familias respecto del pago de las ayudas comprometidas. Justo el día 5 de mayo, un día antes de la publicación en prensa de la reducción del plazo medio de pago a 12,5 días, se abonó una AES tramitada con fecha 3 de abril, es decir, habían transcurrido 32 días. El pasado lunes, 4 de mayo, en mi condición de Trabajadora Social, firmé distintas ayudas que había tramitado con fecha 6, 7 y 8 de abril. Estas ayudas, posteriormente, deben ser firmadas por el Departamento, y la propia Delegada del Área Social para, acto seguido, pasar trámite por Intervención Municipal. Como se ha señalado en anteriores ocasiones, la presión la sostienen los Centros de Servicios Sociales Comunitarios, pues es allí donde se atiende la desesperación de las familias, también la tardanza en la percepción de las ayudas tramitadas en la segunda semana del mes de abril y siguientes. Conviene no olvidar que estamos a día 10 de mayo. Y las familias aún esperan.

De lo importante, el Ayuntamiento fue informado por sus propios profesionales y personal técnico con fecha 30 de marzo, pero de igual forma, el 22 de abril les advertíamos de la falta de mecanismos para atender a las familias. El programa de ayuda alimentaria caducó y cerca de 800 familias se quedaron sin el soporte vital recibido, exclusivamente, durante dos semanas. Llevamos 8 semanas de crisis y nos adentramos en la novena. Ahora, el pasado viernes, 8 de mayo, se nos traslada la prórroga de este programa, pero sólo por una sola semana y para un número máximo de 750 familias de toda Córdoba. Concretamente, la ZBSS en la que trabajo podrá atender las necesidades más básicas y de alimentación de 60 familias y, ojo, por una semana. Las Ayudas Económicas Familiares siguen abonándose a mes vencido y, ahí, hablamos de la necesidad de menores. Es decir, las tramitadas en abril, con suerte se cobraran a primeros del mes de junio. Cabe preguntarse, de verdad ¿todo esfuerzo es poco para ayudar a las familias cordobesas a paliar los efectos de esta crisis socioeconómica Sra. Eva María Timoteo? En esta situación cualquier intervención social es de emergencia, pero parecen no entenderlo. Aprendan de la Administración vecina: La Diputación Provincial que abona a los 5 días, mediante anticipo de caja, las ayudas económicas tramitadas.

Encarna Lozano Sáez
Trabajadora Social y Directora ZBSS Norte
Servicios Sociales Municipales
Número de Colegiada 293

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.