Cati Rojas, portavoz de los 40 colectivos sociales que piden una renta social municipal para Córdoba, ha pedido por vídeo su implantación a la mayor brevedad posible.

Hola amigos, hace falta en Córdoba una renta social municipal, ya. Por múltiples razones:

  • Porque tenemos en nuestra ciudad tres o cuatro barrios en situación de pobreza severa, tres o cuatro barrios de los más pobres de España.
  • Porque en esos barrios escondidos, que no todos vemos, las familias han de mendigar semanalmente en los puntos de reparto para conseguir una cesta de alimentos, porque 424 personas de los asentamientos chabolistas esperan también cada semana su pequeña asignación canjeable por la comida.
  • Porque quizás haya otros, un número ignorado, que posiblemente no estén recibiendo ninguna ayuda alimentaria.

Y no podemos esperar a que llegue el Ingreso Mínimo vital que prepara el gobierno de la nación, no podemos esperar tampoco a que la Junta agilice el cobro de la rentas, que languidecían en los cajones de la administración desde hace dos largos años. Es posible que algunos de los que hoy se ponen en cola para recoger alimentos reciban mañana el ingreso mínimo vital o la renta de la Junta de Andalucía.

Pero ¿qué ocurrirá con el resto, más numeroso de lo imaginamos, que no tenga acceso a ninguna de esas rentas, o qué ocurrirá con ese otro grupo para quien la cuantía recibida de alguna de estas ayudas le resulte insuficiente para cubrir sus necesidades mínimas?

Para ese remanente de seres humanos es imprescindible una renta social municipal, una renta aprobada por el Ayuntamiento de Córdoba, con la conformidad de todos los grupos que lo componen.

Véanlo señoras y señores de la Corporación Municipal como una oportunidad. La ocasión para demostrar que están cerca de los vecinos más vulnerables, la posibilidad de probar que la administración local también es útil para los desfavorecidos, la oportunidad de mostrar a todos que los políticos saben ponerse de acuerdo, no sólo en medidas que tiene que ver con la subida de su salario o la defensa de sus intereses privilegiados, también con propuestas necesarias para rescatar y dignificar a los seres humanos.

Es triste pero hemos de decirlo: En el último pleno municipal del día 14 de mayo el consistorio se puso de acuerdo en la posibilidad de plantearse estudiar la implantación de la renta si se producían una larga lista de condiciones de difícil cumplimiento, que realmente hacían imposible el mero estudio. No hagan malabarismos lingüísticos, no es este el momento de jugar con las palabras, porque si lo hacen están también jugando con las vidas de la gente, con su dignidad y con su inteligencia.

Lo que os estamos exigiendo es:

  • La implantación urgente de Una Renta Social Municipal con una duración mínima de un año, ligada sólo al empadronamiento, renovable mientras se mantenga la situación de precariedad.
  • Una renta complementaria que corrija las limitaciones de la renta autonómica o nacional, y a la que puedan acceder también las familias que no se benefician de las anteriores.
  • Una ayuda que garantice los mínimos señalados por Eurostat, fijados en 739 euros mensuales.

Y no se puede esperar más, hace falta una RENTA SOCIAL MUNICIPAL ya.

Campaña de firmas.

Manifiesto.