Laura Llorca. Redacción.

Estamos viendo ya cómo los registros de temperaturas que se van registrando están aumentando progresivamente y de forma continua. Este junio ha sido el más cálido a nivel planetario desde que hay registros, con un aumento de 2°C. En Francia por ejemplo se ha llegado a los 45,9°C, en Alaska a los 32°C, en Siberia la temperatura ha alcanzado 10 grados por encima de la media histórica. La media histórica se considera la resultante de los datos registrados desde la actualidad hasta los 30 años  anteriores.

El aumento de los incendios es otra de las terribles consecuencias del cambio climático mundial, y está habiendo ya unos  cuantos en Alaska, Siberia y Canadá de grandes dimensiones, que pueden llegar a ocupar una superficie de entre 100.000 y 300.000 campos de fútbol.

Es verdad que en Córdoba hemos tenido un junio que se puede considerar bastante normal, y eso es debido a que las masas de aire van circulando por el planeta y desplazándose de unas latitudes a otras. Con el calentamiento global, esos desplazamientos están variando, de manera que no podemos predecir hacia dónde irán las masas calientes cada vez. Las bolsas de aire más fresco, así como las más cálidas, se desplazan hacia zonas que no eran habituales, lo que produce una anomalía en el registro termométrico. Si se consultan mapas de temperaturas registradas, se puede observar cómo en este mes de julio, las anomalías más intensas se están produciendo en Francia, Bélgica, Alemania, Holanda, Suiza… lo que podríamos considerar como Centroeuropa y Escandinavia. En España la anomalía viene siendo paradójicamente más intensa en el norte que en el sur. Por supuesto, las masas de aire, en cuanto tengan otros desplazamientos, pueden provocar que en el sur de España tengamos temperaturas poco soportables ya, y que lleguen a ser muy nocivas.

Científicos de la Escuela Politécnica Federal de Zurich, han hecho un estudio sobre 19 variables de temperatura y precipitaciones en las 520 principales ciudades del mundo. En  las conclusiones de este estudio figura el clima que tendrán algunas ciudades para 2050, entre ellas Madrid, por ejemplo, que “disfrutará” de un clima muy similar al del actual Marrakech, que está 1000 km al sur. Esto significa que, teniendo una temperatura media de 15°C, pasará a ser de 19,6°C, más de 4 grados y medio. En cuanto a las precipitaciones, que es otro aspecto muy preocupante del Cambio Climático, la precipitación media anual pasará de 420 litros al año, a sólo 280 litros de agua al año, lo que está muy cerca ya de lo que se considera como “desierto”, o sea, las zonas donde llueve menos de 250 litros por año. Otro ejemplo; Londres, que dentro de 30 años, que no es nada, tendrá el clima (temperatura y precipitaciones) de Barcelona. ¿Y Córdoba? Es fácil deducir cuál es su futuro con esta perspectiva.

Por eso es imprescindible que se actúe desde ya para frenar y paliar el Cambio Climático, que es una realidad en el presente. Estos datos que hemos comentado nos los explicó Guillermo Contreras en Paradigma Radio, así como las acciones que Ecologistas en Acción ha venido realizando hasta ahora:

Esta organización, junto con otros colectivos, conformaron lo que se llama “Córdoba se mueve por el clima”, y, en diciembre de 2015, pusieron a la firma de los grupos municipales lo que se denominó el “Pacto por el Clima”, que firmaron todos menos el PP. En ese pacto había un montón de propuestas, por un lado, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y comprometerse a reducirlas un 7% anual, y por otro lado, adaptar esta ciudad para las altas temperaturas. Sería, para poner un ejemplo gráfico, “plantar ahora los árboles que nos darán sobra dentro de 20 años”. Y nos contaba, decepcionado, que se ha avanzado muy poco; las Administraciones Públicas no están por la labor en estas dos líneas.

El proyecto “Valdeolleros se mueve por el Clima”, que comienza a andar en 2016, tiene entre sus objetivos, conseguir que las administraciones públicas subvencionen la rehabilitación térmica de las viviendas. Las que se están dando ahora son de poco calado. Esta plataforma mantuvo varias conversaciones con VIMCORSA, la cual se comprometió a poner en marcha una oficina de información para explicar a los vecinos, entre los barrios, qué medidas se podrían tomar para rehabilitar térmicamente sus viviendas y qué administraciones públicas daban subvenciones para ello, básicamente la Agencia Andaluza de la Energía.  También se habló de que VIMCORSA liderara la organización de una Feria de la Construcción Sostenible, en la que las empresas expusieran sus productos de construcción, como pueden ser ventanas eficientes, aislamiento térmico para cubiertas y fachadas, etc. Pero VIMCORSA no se ha movido nada hasta el momento a pesar de que incluso se había fijado fecha para la feria.

Hay que exigir a todas las administraciones, (local,  territorial y central), que subvencionen la adaptación técnica de las viviendas al problema del exceso del calor, que será cada vez más insoportable, porque, si no existen ayudas, va a estar fresquito sólo el que se lo pueda pagar, y seremos los mismos de siempre los que pagaremos los excesos de unos pocos.

Se puede escuchar la intervención de Guillermo Contreras que hizo en nuestro magazine #QueTalComoEstamos sobre el tema desde aquí.