• Córdoba Solidaria lanza un manifiesto ante la situación de crisis por el COVID-19.
  • Expresan su preocupación por Córdoba, ya que está en los primeros puestos en los rankings de pobreza, desempleo y exclusión social, y las cifras están empeorando especialmente para mujeres y jóvenes.
  • Afirman que hoy, más que nunca, es necesario señalar estas brechas y reivindicar propuestas, políticas públicas y proyectos enfocados a reducir y eliminar la crisis sanitaria, económica, social y ambiental en la que vivimos, haciendo que todas las personas sean agentes de su propio desarrollo, haciendo uso pleno de los derechos humanos y no meros receptores de productos y servicios.

Os dejamos a continuación el manifiesto íntegro de la Plataforma de Colectivos Sociales Córdoba Solidaria:

“Tus derechos por delante: otra normalidad es posible” 

Desde Córdoba Solidaria queremos expresar nuestra solidaridad con todas las personas y familias afectadas por el impacto de la crisis sanitaria que estamos viviendo, a las familias de las personas fallecidas, a las personas mayores que nos están dando una lección de valentía, a quienes han perdido su trabajo, a las que no pueden encontrarse con sus seres queridos, a las que están confinadas en viviendas de 30 m2, a los temporeros y temporeras que “sobreviven” en condiciones infrahumanas, a las mujeres que están sufriendo mayor violencia por estar encerradas con sus maltratadores, a las personas migrantes, exiliadas y refugiadas que en esta situación de incertidumbre y de vacío legal para muchas, se encuentran lejos de sus seres queridos. Personas que están viviendo esta crisis desde una situación previa de vulnerabilidad y de desigualdad social.

Desde las entidades que formamos Córdoba Solidaria estamos analizando los factores de riesgo que han hecho que seamos tan vulnerables ante la llegada de un virus que no sólo ha venido a darnos una vuelta de 180 grados a nuestra vida, sino que ha vuelto a desempolvar las situaciones de desigualdad y brechas sociales que existen en nuestra “normalidad”, tanto a nivel local, desde nuestros vecinos y vecinas más cercanas, como las que se dan entre países y que hemos venido denunciando y exponiendo desde el nacimiento de esta plataforma.

Nos encontramos ante una crisis global y sistémica que muestra la fragilidad del modelo político y económico en el que vivimos y pone de relieve la ecodependencia e interdependencia de los seres humanos. La única salida sostenible, a nivel local y global, pasa por tomar medidas que pongan la vida en el centro, no el beneficio económico y el mantenimiento de un sistema que nos lleva a vivir en una crisis permanente.

Uno de los factores de riesgo de esta pandemia, y otras que podrían venir, se encuentra en la extensión incontrolada y exponencial del modo de vida capitalista industrial. Donde la deforestación y la urbanización, han supuesto la fragmentación de hábitats y la creación de espacios favorables para la propagación de los vectores transmisores de enfermedades. Las enfermedades transmitidas de animales a seres humanos, como el coronavirus, están íntimamente ligadas a la deforestación masiva, la alteración de ecosistemas, la masificación de la ganadería industrial, y, en general, una destrucción ecológica de tipo sistémico.

La globalización económica es otro de los factores que han permitido la expansión del virus. Muchas de las rutas de propagación han coincidido precisamente con las rutas de transporte aéreo facilitadas para el turismo y la actividad mercantil. Esta situación de pandemia, que afecta a todos los ámbitos de la vida, deja a la vista cómo nos ha afectado a todos y todas, pero sus impactos no afectan a todas por igual debido a las desigualdades sociales existentes. Es muy alentador ver las diferentes iniciativas ciudadanas volcadas en atender a quienes han sufrido las peores consecuencias, pero no podemos quedarnos ahí. Es necesario ir a las causas, exigir responsabilidades, generar sensibilidad ante la situación y compromiso individual y colectivo, fortalecer los servicios públicos, la economía social y solidaria, la participación social y los valores de solidaridad y justicia social. Aplaudimos las iniciativas puestas en marcha por personas y colectivos sociales de la ciudad de Córdoba para atender a las familias más vulnerables, la cooperación y la solidaridad son fundamentales para seguir creando tejido social y, en estos momentos, para sostener a quienes han sufrido las peores consecuencias de esta crisis.

Pero estas iniciativas no eximen a las autoridades locales y autonómicas de la responsabilidad de gestionar esta situación a través de los Servicios Sociales, y cuantas iniciativas públicas sean necesarias poner en marcha, para garantizar el acceso a los recursos básicos y el ejercicio de sus derechos a toda la ciudadanía.

Desde distintas plataformas se viene denunciando la dejación de funciones del Ayuntamiento de Córdoba, que no ha estado a la altura, haciendo que sean la entidades del tercer sector y el voluntariado quienes den respuesta a la emergencia, sin que se hayan puesto en marcha iniciativas que agilicen los trámites para acceder a las ayudas, por ejemplo. Córdoba está en los primeros puestos en los rankings de pobreza, desempleo y exclusión social, y las cifras están empeorando especialmente para mujeres y jóvenes.

El Ayuntamiento de esta ciudad tiene un papel fundamental para atender a esta situación, es la administración más cercana a la ciudadanía y debe garantizar el acceso a los recursos básicos, antes, ahora y una vez pase la crisis sanitaria, considerando que la crisis económica que ya está instalada se ahondará. Hoy, más que nunca, es necesario señalar estas brechas y reivindicar propuestas, políticas públicas y proyectos enfocados a reducir y eliminar la crisis sanitaria, económica, social y ambiental en la que vivimos, haciendo que todas las personas sean agentes de su propio desarrollo, haciendo uso pleno de los derechos humanos y no meros receptores de productos y servicios.

 

Ante esta situación global y local exigimos que:

  1.  Córdoba debe de ser consecuente con la necesidad de dar una respuesta global ante la pandemia, debe mantener y reforzar su política de cooperación internacional, para frenar los efectos de todo tipo que conlleva la crisis, que agravarán especialmente las causas estructurales de la pobreza y la desigualdad que marcan la realidad de los países con los que cooperamos.
  2. Es necesario sensibilizar a la ciudadanía y darle herramientas para facilitar su participación en la lucha contra las consecuencias de la crisis, que agrava problemáticas ya existentes como la vulneración de derechos, el machismo, el racismo y el auge de los discursos de odio, la falta de resiliencia frente al deterioro ambiental o el desempleo, la precariedad laboral y las distintas formas de exclusión social.
  3.  Exigimos que el gobierno del Ayuntamiento de Córdoba se ciña y cumpla con el Plan Municipal de Paz y Cooperación vigente hasta el año 2022 y aprobado por unanimidad, que enmarca las políticas y acciones de solidaridad y cooperación Casa Ciudadana David Luque.
  4. Ante el presupuesto aprobado, sin apenas modificación para atender a la situación actual de manera ágil, y al documento llamado “Plan de choque Córdoba” presentado por el Ayto. de Córdoba, exigimos transparencia y participación de los diferentes actores sociales de la ciudad para conocer y decidir sobre la reformulación de partidas que no van a poder ejecutarse (eventos culturales, viajes y dietas) pudiendo destinarse a cubrir las necesidades surgidas en este contexto.
  5.  Reivindicamos el establecimiento de una Renta Social Municipal, que permita apoyar a las familias en situación de precariedad y facilitar la salida de ésta con la puesta en marcha de otros programas de promoción del empleo y la economía local, social y solidaria.
  6. Solicitamos sean convocados el Consejo Municipal de Cooperación y Solidaridad internacional y Consejo Municipal de Servicios Sociales y cuantos  órganos de participación existentes sean necesarios para abordar la situación de crisis y las propuestas del plan de choque.
  7.  Exigimos al Ayuntamiento de Córdoba que amplíe las plantillas de los Servicios Sociales Comunitarios y su presupuesto para dar respuesta a las necesidades reales de la población más precaria de nuestros barrios y no sigan delegando su gestión en el voluntariado, ONG’s y entidades privadas.
    Desde Córdoba Solidaria consideramos que la única oportunidad que nos ofrece esta crisis es la de reconstruir una nueva “normalidad” basada en la cooperación, la solidaridad, la justicia social y ambiental con la participación de todos los agentes sociales.

Plataforma de Colectivos Sociales Córdoba Solidaria

Cordoba Solidaria