Es muy complicado calcular el número de personas presentes en una manifestación como la de ayer en Madrid convocada por la COESPE (Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones) La Subdelegación del Gobierno en Madrid tardó poco en dar una cifra tan ridícula como la de 8.000 personas. Cuesta trabajo creer que, personas con una supuesta preparación, den cantidades que cualquiera que vea imágenes, y no digamos ya si estaban presentes, no entiendan el ridículo tan grande que hacen con la publicación de esos números.

Paradigma estuvo presente en la manifestación. Y no nos atrevemos a dar un número. Tampoco eran capaces ayer los responsables de la convocatoria de darlo. Os vamos a dejar más abajo videos y fotos que pueden daros una idea. Sólo podemos decir que la sensación más comentada entre las asistentes era que les recordaba mucho, salvando las distancias, claro está, a las Marchas de la Dignidad. Cuando unas 7.000-8000 personas esperaban ­en la esquina de Recoletos con la Carrera de San Jerónimo, junto a la fuente de Neptuno, llegaba la manifestación que salió de Sol y bajó la C/Alcalá torciendo a la derecha por Recoletos hasta encontrarse con ellas. La calle lateral se tornó tan pequeña que la gente optó directamente a bajar por el amplísimo Paseo de Recoletos y los jardines que los separan. Estas imágenes las tenéis en los videos que os dejamos abajo y podréis poner un número aproximado de asistentes. En todo caso, mil arriba mil abajo, la acción protagonizada por las y los pensionistas fue un absoluto e inequívoco éxito de participación, de organización y de cumplimiento de objetivos y lanzó un mensaje muy importante a esa ultraderecha económica y sociopolítica que lanza sus consignas liberales de recortes y bajada de impuestos a las rentas altas: el pueblo está vivo y, aunque no pone banderas en los balcones ni lanza bilis contra los que piensan distinto, está en armas pacíficas dispuesto a darlo todo por no volver atrás. Con Franco en el Valle de los Caídos, en Mingarrubio o en un sitio más acorde a sus merecimientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El martes por la tarde se produjo el segundo momento memorable de esta acción que comenzó el 21 de septiembre en Rota y el 23 en Bilbao. Fue el encuentro de las dos columnas en la Puerta del Sol, donde se escenificó la unión, en objetivo común, de dos pueblos de este Estado tan distintos como Euskadi y Andalucía. Y se dieron un abrazo fraternal de alegría, orgullo y gozo por haber cumplido el primer objetivo de la acción: llegar a Madrid arrastrando su reivindicación por pueblos y ciudades en vertical, de norte a centro y de sur a centro. Decimos que este fue el segundo momento memorable porque el primero fue, precisamente, el cúmulo de sensaciones de solidaridad y apoyo que las y los pensionistas que han caminado han encontrado por cada población donde han parado o por donde han pasado. Madrid fue el momento culmen y se volcó con estas personas que llegaron cansadas, rotas físicamente, pero con un subidón de moral y de fuerza que se llevan de vuelta a sus casas.

El último momento fue la concentración de ayer. La gente del sur (Andalucía, Extremadura, Murcia) se fue encontrando en Atocha, desde donde se dirigió directamente al Congreso y recibió allí a la manifestación principal que salía de Sol, con las dos columnas de caminantes encabezando un multitudinario cortejo con banderas de todos los territorios del Estado. Y banderas republicanas, por supuesto. Una República que sigue siendo el objetivo legítimo de trabajadoras y trabajadores que lanzaban consignas como la de “Menos Borbones y más pensiones”, o la de “menos ladrones y más pensiones”. Entre muchas otras, como la recuperada del 15M “No hay pan para tanto chorizo” ¿Supondrá el comienzo de la vuelta a un ciclo de lucha desde las bases sociales, que finalice en la coordinación y agrupación de reivindicaciones que supuso el propio movimiento 15M o las Marchas por la Dignidad? ¿Supondrá la recomposición de la atomización de la lucha social? El tiempo lo dirá. Lo cierto es que, frente al envalentonamiento del fascismo neoliberal, el pueblo no está en su casa, como quedó demostrado ayer. Será más prudente, razonará y no pensará con las entrañas, se movilizará con más pausa, pero ayer demostró, en un día laboral, un miércoles, en unos días en que el foco mediático está donde a las derechas les conviene, que las agendas políticas las marcarán las y los trabajadores, en las calles.

De Córdoba capital salieron dos autobuses llenos. También salió un autobús de Villa del Río, otro de Fernán-Nuñez, otro de Puente Genil, otro de El Carpio, otro de Pedro Abad y también otro de Castro del Río. Otra gente cogió su coche particular o prefirieron el tren. Desde la Plataforma Cordobesa en Defensa de las Pensiones Públicas, Pepe Villamor y Félix Lambert calculaban que serían entre 500 y 600 las personas de nuestra provincia que viajaban a la manifestación. De vuelta, se unieron dos de las tres personas que se unieron a la columna de Rota en Córdoba: Luis Moreno, Esther Likona y Juan Puerto. En el momento de subir a los autobuses, tras la manifestación, volvían a contarnos el agradecimiento que tenían a las distintas agrupaciones del PCE e IU en la provincia de Córdoba, pues se volcaron como en ningún sitio para que su estancia fuera perfecta y pudieran descansar en condiciones más que dignas.

En el vídeo, a continuación, podéis saber qué motivo le animó a cada persona del autobús 1 a acudir a la manifestación:

 

 

En los autobuses de Córdoba iban, sobre todo, jubiladas y jubilados, como es lógico en un día laboral. Pero también había un buen puñado de jóvenes, de desempleados o alguno que otro que pudo pedir libranza en su trabajo para apoyar. Y también la actual parlamentaria por Córdoba por Unidas Podemos, Martina Velarde, así como la número dos de la anterior y la próxima candidatura, Carmen María Ruiz. El viaje costaba 18€ por persona y ellas dos fueron una persona más. No debería ser destacable, pero en un país donde la política es una forma de vida, se demuestra que no todos los políticos son iguales. También viajó Juan Alcántara, concejal de Podemos. En Madrid también se unió al acto el Coordinador Provincial de IU y concejal del Ayuntamiento de Córdoba, Pedro García, así como otras representantes de Unidas Podemos a nivel estatal.

A continuación os dejamos varios vídeos. En el primero  podéis ver la llegada de la manifestación desde Sol a la esquina con la Carrera de San Jerónimo. Fueron los momentos más emotivos y en los que os podéis hacer una idea real del número de personas que asistieron. El resto, no menos emotivos, son momentos de la manifestación tomados desde dentro por diversos manifestantes y que nos permitido su reproducción. Desde Paradigma agradecemos la ayuda y apoyo de las personas que asistieron a la manifestación, pero, sobre todo, les agradecemos el tremendo ejemplo de dignidad y de creación de conciencia que siguen dejando como legado. Lucharon por las libertades y, en tiempos en que el retroceso continuo de estos 40 años nos acerca de nuevo a aquella realidad, vuelven a hacerlo en primera persona.