¿La “vuelta a la normalidad” para las personas sin hogar alojadas en el Colegio Mayor Séneca es una vuelta a una situación inhumana que pone al descubierto las miserias de nuestra sociedad?

La formación política Córdoba en Común, heredera de Ganemos Córdoba, que fue excluida irregularmente de las últimas elecciones municipales, está poniendo el foco en la defensa de los derechos de las personas sin hogar desde que promovió junto a Podemos Córdoba la creación de un plan municipal para la erradicación del sinhogarismo. Un plan que fue aprobado, pero cuyo cumplimiento y compromiso por parte del equipo de gobierno ha sido cuestionado repetidamente, un ejemplo ha sido la reducción de pisos del programa Habitat para personas sin hogar.

Y otro triste ejemplo va a ser, si nadie lo remedia, la expulsión de las personas sin hogar que fueron llevadas al Colegio Mayor Séneca durante el confinamiento decretado por la crisis del coronavirus. Está previsto que desalojen este centro, que volvería a quedar vacío, cuando finalice el estado alarma, inicialmente el próximo lunes 8 de junio, pero parece que debido a la prórroga del mismo no será hasta el 21 de junio.

Córdoba en Común ha emitido un comunicado en el que denuncia esta expulsión que considera una vuelta a “una situación inhumana” e informa que ha pedido al Defensor del Pueblo su actuación para impedirlo.

La vuelta a la “normalidad”

El pasado día 20 de marzo, en plena pandemia por el Coronavirus, y con el Estado de Alarma declarado en todo el país, el Ayuntamiento de Córdoba llegaba a un acuerdo con la UCO por el que se decidió que las personas sin hogar de nuestra ciudad se alojaran de forma provisional en el Colegio Mayor Séneca.

Después de más de dos meses confinada en casa, la mayoría de la población ansiaba poner fin al confinamiento para lo que todo el mundo ha denominado, sin ambages, “la vuelta a la normalidad”. Y esto se ha convertido en un mantra repetido hasta la saciedad.

Pero, ¿qué supone para una buena parte de la población esa “vuelta a la normalidad”? ¿Nos hemos parado a pensar que, tal vez, esa “normalidad” no es sino una vuelta a una situación inhumana que pone, una vez más, al descubierto, las miserias de nuestra sociedad?

El Ayuntamiento de Córdoba, que en gran medida ha dejado en manos de la beneficencia y la voluntariedad de los colectivos sociales lo que él mismo debería de haber abanderado, anuncia, ahora sí, una medida ya temida: el cierre del Colegio Mayor Séneca y la expulsión (no se puede utilizar otra palabra) de las personas allí acogidas durante el Estado de Alarma.

Para estas personas, la vuelta a la “normalidad” será la vuelta a la calle, a la mendicidad, a la invisibilidad social. Esa es la normalidad tan ansiada por todos.

Desde Córdoba en Común hemos denunciado esta situación ante el Defensor del Pueblo, solicitando su intervención para evitar que estas personas deban volver a la calle en estas circunstancias. A través de esta nota, anunciamos que esta institución ha abierto un expediente para su estudio y posterior tramitación.

Con esta nota de prensa, instamos al Gobierno Municipal a que tome medidas para dar una respuesta social a la situación de estas personas. Asimismo, apelamos a todos los partidos con representación en nuestro Ayuntamiento para que se posicionen ante la situación señalada, y, por último, llamamos a la ciudad de Córdoba a continuar con su sentir solidario, que no ha querido dejar a nadie atrás en todo este tiempo.

Córdoba en Común.